LIVINGSTONE ABANDONA EL DAKAR

‘Livingstone' califica la etapa del Dakar de ‘destroyer' y afirma que no responde al espíritu de la competición.

El piloto bilbaíno fue excluido de la prueba al terminar en el plazo previsto la segunda etapa, la más larga del rally y una de las más duras de los últimos años, según muchos participantes.

Siento no haber podido dar un mejor resultado deportivo, pero la supervivencia de mis camaradas y la mía propia no lo han permitido esta vez”, señala.


El piloto bilbaíno Ignacio Corcuera ‘Livingstone', eliminado del Dakar al no tomar a tiempo la salida en la 3ª etapa del rally, ha calificado la segunda etapa de la prueba –la más larga de toda la competición- de “destroyer” y ha afirmado que, sobre todo el final de etapa “no responde al espíritu del Dakar”.

Livingstone se encuentra ya descansando en la localidad argentina de San Juan, donde finalizaba la segunda etapa del rally y que no pudo terminar a tiempo. “Siento no haber podido dar un mejor resultado deportivo, pero la supervivencia de mis camaradas y la mía propia no lo han permitido esta vez”, señala el piloto bilbaíno, el único de todo el Estado que participaba en solitario.

Según relata Livingstone, muchos de los participantes, con gran experiencia a sus espaldas, calificaron la etapa como una de las más duras por las que habían pasado. “Nadie pensaba que fuese una etapa destroyer y tan pronto”, afirma.  “Los primeros 350 km transcurrieron con una dureza razonable; lo que diezmó la carrera fueron 150 km de pista de fes fes (un polvo muy fino) que no tenía ningún sentido”, señala Corcuera. 

Así, tras el paso de muchos vehículos, cruzar por ese tipo de pista era “impracticable”. “Quien lo intentaba por la pista fundía embragues, transmisiones, radiadores, alternadores,  etc.  Quien seguía por la maleza, pinchaba sus siete ruedas y se quedaba tirado”, explica Livingstone.  Todo ello, en un ambiente sofocante de 51,2 grados en el interior del coche de Corcuera, con algo riesgo de lipotimia. Y, derivado de ello, Corcuera también tuvo que ayudar a otros muchos pilotos que se habían quedado sin agua. Como ejemplo de la dureza de la prueba, Livingstone explica que el helicóptero de la organización pasaba por encima tirando paquetes de botellines de agua desde 15 metros de altura que, sin embargo, se estrellaban contra el suelo y muchos se rompían.

A pesar de todo ello y de tres ruedas reventadas entre otros infortunios, Livingstone llevaba más de hora y media de ventaja para terminar un tramo razonablemente, pero se hizo de noche.  “A las 5 de la mañana ya estaba otra vez operativo, pero la empresa se volvió infructuosa para terminar el tramo antes de la salida del último camión del día siguiente”, cuenta.

“La dura jornada anterior había pasado factura. El agotamiento, la disnea originada por el fes fes que ciega las vías aéreas superiores provocando asma, las altas temperaturas y un estado general al borde del colapso aconsejan prudencia y pensarse (si se puede) las cosas dos veces”, explica Livingstone.




Mercurio Media.
Enero 2015.













Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000