DAKAR 2019


LA CUARTA VIDA DE IGNACIO CASALE.

Queda muy lejos la imagen de aquel joven que pronunciaba el sermón de la deportividad ante la asamblea que congregó a todos los pilotos del Dakar en Buenos Aires con motivo de la salida de la edición 2010, en la que participaba en la cabina de un camión pilotado por papá Casale.
Desde entonces, Ignacio completó en solitario el rally el año siguiente (40º) y después brilló en quads hasta imponerse en dos ocasiones en la categoría (2014 y 2018).
Tras saborear las mieles del éxito, el piloto chileno afronta su décimo Dakar con un nuevo desafío, al volante de un Side by Side junto a su otrora cómplice Américo Aliaga.
Le espera un entorno de lo más competitivo, donde deberá plantar cara, por ejemplo, al que fuera su rival en quads Sergei Kariakin, el exmotorista Gerard Farrés, la estrella estadounidense Casey Currie o su mentor chileno, “Chaleco” López, que vuelve a las andadas.
Casale no renuncia a pelear por lo más alto, aunque quiere ante todo tomarle el pulso a su nuevo entorno competitivo: “Sentí que después de dos victorias en quads había llegado el momento de hacer algo diferente y dejar que mi cuerpo descansara. Quería tomarme un año sin Dakar pero cuando se me presentó la oportunidad de correr en esta nueva categoría (SxS) no lo dudé. Es la categoría del futuro. Es también un desafío importante para mí porque el vehículo ha sido fabricado íntegramente en Chile. Este año vengo sobre todo a disfrutar y luego ya veremos conforme pasen los días si consigo avanzar en la tabla general de menos a más.”




GIANNA VELARDE: "Sé que cuando regrese no seré la misma".

El gran desafío de Gianna Valerde comenzó hace seis meses, cuando se enteró de que el Dakar se disputaría íntegramente en tierras peruanas.
Para esta joven de 24 años, la moto es mucho más que una afición, un deporte y una pasión.
Se ha convertido también en una forma de renacer, después de combatir un cáncer a la edad de 15 años.
Casi una década después este viaje culmina esta mañana de verificaciones.
La oportunidad de convertirse en la primera motorista peruana en terminar el Dakar tiene a la estudiante de comunicación en un estado de concentración que considera crucial para cumplir su misión: “Todos los días, visualizo que termino el Dakar, porque sé que la fuerza mental es muy importante. El principal enemigo está en mi cabeza, eso está claro. Es un viaje muy especial para mí, pues dejo atrás a mis amigos, mi familia y mi gato para vivir una aventura apasionante. Sé que cuando regrese no seré la misma.”


LOS AUTOS: UN NUEVO MUNDO.

La categoría autos afrontará el inicio del Dakar en Lima el próximo 7 de enero con el mayor número de inscritos desde la edición 2015: más de 130 vehículos tomarán la salida, de los cuales une treintena serán SxS. El nuevo escenario y los cambios de registro entre los pilotos élite con respecto a la última edición, han devuelto la ilusión al Team X-Raid, que este año se presenta con Stéphane Peterhansel (13 títulos a sus espaldas); Carlos Sainz y Cyril Despres, todos al volante de un Buggy John Cooper Works. Los Toyota se perfilan como sus grandes rivales, sobre todo con la figura de Nasser Al Attiyah, un piloto que se desenvuelve como nadie en las dunas. Sébastien Loeb y Robby Gordon, que todavía no han logrado inscribir su nombre en el palmarés de la prueba, podrían convertirse en los grandes animadores de la carrera. Habrá que seguirlos de cerca…


La historia del Dakar se escribe a menudo como una sucesión de ciclos de dominación que ejercen tanto los pilotos como los fabricantes que logran dejar su huella en la prueba. Los años 2000 se asocian con el dominio aplastante de Mitsubishi, que atesora la mayor secuencia de victorias de la carrera (9 títulos en 11 años, de los cuales 7 de manera consecutiva). Los Volkswagen dominaron cuando el rally llegó a Sudamérica (2009-2011). Después, los Mini del Team X-Raid tomaron el testigo, acaparando victorias hasta 2015. Y al final, volvió el turno de Peugeot, que no tardó en reencontrarse con la senda del éxito para protagonizar, gracias a su dream team, un segundo reinado después del ya vivido en los años 80. Este año, la marca del león ya no forma parte del juego, y su marcha ha provocado numerosos cambios en el tablero. Los estómagos frustrados podrán pelear por el festín que las fieras llevaban tres años acaparando: tres títulos devorados por los felinos (uno de ellos con un pódium 100% Peugeot) y 25 etapas en el palmarés acumulado de Peterhansel, Sainz, Loeb y Despres.

En el juego de acción-reacción ha sido sin duda X-Raid la escuadra con mayor iniciativa, integrando a “Monsieur Dakar” que vuelve a una escudería que le trae buenos recuerdos (victorias en 2012 y 2013). Le acompañará esta vez el ganador de la última edición, el español Carlos Sainz, y el cinco veces ganador en la categoría motos, Cyril Despres. El trío, que pilotará Buggys con dos ruedas motrices, en una versión más desarrollada que la del año pasado, rodará junto a Nani Roma, al volante del más tradicional pero siempre eficaz Mini All 4 Racing. Completan el equipo tres aspirantes en la sombra: Jakub Przygonski, Orly Terranova y Yazeed Al Rajhi. Con estas armas, los hombres de Sven Quandt se perfilan como favoritos, pero Toyota también tiene serios candidatos que le permitirán luchar por su primer título. Nasser Al Attiyah, el hombre más sonriente del vivac, es uno de los mayores expertos en dunas del planeta rally-raid: 2º en Córdoba en 2018, el piloto qatarí ha firmado una temporada de ensueño, conquistando un nuevo título de campeón del mundo como preparación para su cita habitual del mes de enero. Su compañero de equipo Giniel de Villiers, ganador hace 10 años en Buenos Aires, le acompañó en el pódium final de 2018 (3º) y vuelve a optar este año a subir a lo más alto. Un objetivo que también es factible para Bernhard Ten Brinke.

Pero para que la fiesta sea total, el Dakar necesita algo de picante, algún alborotador. Pocos pilotos encajan más en ese perfil que Loeb y Gordon, que intentarán entorpecer el camino de los favoritos. Sébastien Loeb, enamorado de la prueba desde que llegó (2016), volverá con un Peugeot 3008, preparado e inscrito por el equipo privado PH-Sport. Intentará brillar y dar algún golpe de fuerza. También es el caso de Robby Gordon, ganador de 10 etapas del Dakar y pódium en 2009. El americano vuelve a una competencia que se le resiste pero que le fascina, con un Buggy Textron recién salido de su taller…que siempre depara grandes sorpresas.




CARRERA SIDE BY SIDE: PUNTO DE ENCUENTRO DE LOS AMBICIOSOS.

Con el tripe de inscritos que la edición 2018, la categoría Side by Side cuenta con una afluencia récord, en parte gracias al fabricante Can-Am, que apuesta cada vez más fuerte por la categoría para hacer frente a Polaris y Yamaha.
En Lima, el título que se otorgará en esta categoría en pleno auge será, con toda probabilidad, uno de los más reñidos por la presencia de favoritos provenientes de categorías y contextos diferentes: Ignacio Casale, Sergei Kariakin, Francisco “Chaleco” López, Gerard Farres, Casey Currie o Eric Abel forman parte de los pilotos con opciones, pese a estrenarse en SxS.


Los pequeños buggies de cilindrada reducida llegaron al Dakar hace unos diez años y el fenómeno ha ido cobrando cada vez más fuerza. A los pilotos y equipos les seduce la accesibilidad, así como el nivel de fiabilidad y de rendimiento, que mejoran de forman constante. En Lima, se esperan 33 vehículos en esta categoría que existe oficialmente desde hace dos años y que da un salto tanto cuantitativo como cualitativo, por el nivel de los pilotos que atrae. El actual dominio brasileño, con las victorias de Leandro Torres en 2017 y de Reinaldo Varela el pasado mes de enero, podría verse amenazado por novatos de gran prestigio en la categoría, listos para medirse en el desierto peruano. Dos ganadores del Dakar en quad, Ignacio Casale (2014, 2018) y Sergei Kariakin (2017), han preparado vehículos con ganas de entrar por la puerta grande, mientras que dos antiguos asiduos al podio en motos Gerard Farres (3º en 2017) y Francisco “Chaleco” López (3º en 2010 y en 2013), cuentan con muchas bazas para participar en la pugna por la victoria con sus SxS.

Entre el nutrido grupo de nuevos inscritos por el ambicioso fabricante Can-Am (y South Racing, su preparador oficial), uno de los Maverick X3 capaces de tomar el relevo de Reinaldo Varela en lo alto del podio podría ser Casey Currie, uno de los grandes talentos del mundo offroad en Estados Unidos. Sin embargo, al equipo Xtreme Plus Polaris tampoco le faltan argumentos de peso, como el francés Eric Abel, otro de los outsiders con opciones avaladas por resultados (ganador del Merzouga Rally en 2013, 2º en 2018) o Ronald Basso, que vuelve a la prueba tras apariciones bien convincentes en el seno de la categoría coches. Por último, además de su líder Ignacio Casale, Yamaha puede contar con el peruano Alexis Hernández, otro tránsfugo de la categoría quads, así como sus dos equipos 100% femeninos: Camelia Liparoti y Annett Fisher acompañadas por las esposas de ganadores del Dakar, respectivamente Rosa Romero, mujer de Nani Roma, y Andrea Peterhansel, quinta en coches con el equipo Mitsubishi… hace ahora 15 años, cuando su marido se adjudicó su primer título en coches.



MOTOS: TODOS A POR KTM.

De los 138 pilotos que tienen prevista su salida en Lima, los tres últimos vencedores del Dakar, es decir, Toby Price, Sam Sunderland y Matthias Walkner, liderarán la marca KTM, una escudería que, pese a algunos apuros, no ha dejado de ganar desde enero de 2000. Eso sí, este dominio prolongado no disuade a la competencia de buscar el título con ahínco, sobre todo a Honda con Kevin Benavides y Joan Barreda, o bien a Yamaha, con Adrien van Beveren y Xavier de Soultrait. Algo más lejos de la pugna por la corona de laurel, el vivac también da la bienvenida a pilotos aficionados a los que lo que les motiva es la experiencia del desierto y compartir la aventura con sus compañeros de pista. En total, 35 pilotos de moto y quad se han inscrito en la categoría sin asistencia «Original by Motul».


¡Los tiempos cambian! Hace apenas unos años, los pronósticos para la carrera de motos se limitaban a elegir entre Cyril Despres y Marc Coma, dueños indiscutibles de la categoría que se repartieron equitativamente los diez títulos en juego entre 2005 y 2015. Desde entonces, se ha abierto una nueva era en la que una generación de jóvenes ambiciosos despunta por encima de quienes hicieron de árbitros en los duelos entre Coma y Despres. En 2015, Toby Price protagonizó una primera aparición muy meritoria (3.o), al igual que Matthias Walkner, quien se vio obligado a dejar el rally de forma prematura, mientras que el joven entusiasta Sam Sunderland también abandonó antes de tiempo. Estas tres grandes promesas confirmaron su potencial al imponerse en las tres ediciones siguientes, prolongando la serie de victorias de KTM y aumentando a 17 el número de galardones consecutivos. Sin embargo, la permanencia en la cima de la firma austriaca se ha visto amenazada en los últimos tiempos. El pasado mes de enero, Kevin Benavides pilotó con maestría su Honda y se coló como perseguidor más inmediato de Walkner. Y en el clan de las motos rojas, pese a haberse desdibujado un poco el año pasado por la pérdida de Paulo Gonçalves tras lesionarse en un entrenamiento, bazas no faltan para desestabilizar de una vez por todas a los tres últimos ganadores. Desde la perspectiva que aportan sus 22 victorias de etapa en 8 Dakar, Joan Barreda está dispuesto a rubricar ese Dakar sin errores que lo alzaría a lo más alto del podio. Ahora bien, el castellonense podría verse sorprendido por el talento de su joven compañero chileno José Ignacio Cornejo, 10.o en la última edición cuando fue convocado como sustituto de Gonçalves.

El peligro que se cierne sobre KTM viene también por otra marca japonesa, Yamaha, cuyo líder Adrien van Beveren (6.o en 2016, 4.o en 2017) se ha consolidado en sus tres primeras participaciones como un vencedor en potencia. Su abandono en la 10.a etapa del año pasado cuando conservaba muchas opciones al título se puede considerar el punto y final de su fase de aprendizaje en el Dakar. Otra moto azul, pilotada en este caso por Xavier de Soultrait, podría sumarse a la fiesta, pero en realidad son muchos los candidatos con posibilidades reales de luchar por el podio. Pablo Quintanilla ya se ha dejado ver por esas alturas (3.o en 2016) y el rendimiento de su Husqvarna no tiene nada que envidiar a sus rivales directos. Prácticamente al mismo nivel se encuentra Štefan Svitko (2.o en 2016), a lomos de una KTM fuera de la estructura oficial, donde también podrían encaramarse Joan Pedrero, si la suerte le sonríe, o bien Oriol Mena (7.o), el mejor novato de 2018, que brilla ahora con luz propia sobre una Hero. Por último, Michael Metge se ha unido a su hermano Adrien en el equipo Sherco, que también alberga el deseo de situarse en el Top 10.


Original by Motul: la ayuda mutua en su máxima expresión.

Todos los pilotos del Dakar son competidores natos, pero una buena parte de ellos vienen al rally por algo distinto. En la carrera más exigente del mundo, todavía se pueden añadir voluntariamente algunos grados de dificultad. Eso es lo que hacen los pilotos «Original by Motul», que participan sin ningún tipo de asistencia técnica y dependen de sí mismos para llevar a cabo el mantenimiento y las reparaciones de sus motos y quads. «Era la elección obvia», explica el australiano James Ferguson, quien se dispone a vivir un bautizo por las bravas en el Dakar, mientras que un habitual de la categoría Malles Motos, Jan Veselý, asegura que ahí es donde «se encuentra el espíritu original del Dakar». Entre estos pilotos-mecánicos condenados con frecuencia a largas horas sin dormir, la confrontación deja paso a la ayuda mutua.




GORDON VUELVE CON FUERZA.

Tres años después de su última participación, vuelve al Dakar el piloto estadounidense con el palmarés más impresionante. Robby Gordon está listo para medirse en Lima con los Mini y los Toyota y conquistar el título de la 41ª edición. Completan su equipo otros dos vehículos, pilotados por sus compatriotas Blade Hilderland y Cole Potts.


El Dakar está lleno de pilotos y de copilotos con trayectorias deportivas inusuales.
Un ejemplo evidente es Robby Gordon, gran adepto a los virajes de 180º en sentido figurado y literal, que parece haber tenido ya varias vidas en la prueba que más se le resiste.
El día de su llegada al Dakar en 2005, se convirtió en el primer ganador de especial de Estados Unidos en coches, al volante entonces de un Volkswagen Touareg. Rápidamente se posicionó como uno de los aspirantes al título, que nunca tuvo tan cerca como en 2009 (3º).
La piedra en el zapato de los grandes equipos del rally se convirtió a continuación en un auténtico “cazaetapas”, con 10 victorias al término de la edición de 2015, sin lograr entrar en el Top 10.
El año siguiente la decepción de los Hummer que había inscrito (abandono del joven Sheldon Creed y 25ª posición para el jefe de filas) le dejó con un sabor amargo a este conquistador frustrado que se ha mantenido alejado durante dos años del Dakar debido a sus numerosas actividades en Estados Unidos.
Pero Gordon regresa ahora decidido a plantarle cara a Peterhansel, Al Attiyah, Sainz y Loeb en las dunas de Perú.
El piloto estadounidense no es de los que se asustan ante los desafíos, menos aún con el último vehículo, un Textron cumpliendo el reglamento Score, que ha salido de su taller: “Voy a Perú a aspirar a la clasificación general”, afirma para su retorno, acompañado de nuevo de su copiloto Kellon Walch, antiguo motorista del Dakar. “No puedo pensar en nadie mejor para tener a mi vera durante el rally”.
Con esa confianza excesiva que le caracteriza, el jefe del Team Speed presentará por primera vez desde 2010 tres vehículos en el Dakar, los otros dos en manos de fieles compañeros de pista en las Stadium Super Truck Series en Estados Unidos, Blade Hilderland y Cole Potts, que se estrenan en la prueba en enero.


CAMIONES: LA FORTALEZA ASEDIADA DE KAMAZ.

El dominio de la escudería Kamaz prosiguió en 2018 con la tercera victoria de Eduard Nikolaev, pese a la gran amenaza, finalmente no concretizada, de Federico Villagra. Entre los 41 camiones esperados en la salida de Lima se encuentra el Team De Rooy, aún más sólido con el retorno de Gerard de Rooy en el Dakar. El duelo entre los dos equipos favoritos al título podría verse arbitrado por los pilotos checos Martin Macik, Ales Loprais o Martin Kolomy.


En enero, la fotografía del podio de Córdoba nos daba una sensación de déjà vu y no se trataba solo una sensación: Eduard Nikolaev acababa de adjudicarse su tercer Dakar, el segundo consecutivo, en una categoría en gran medida dominada por Kamaz, que ha acaparado 15 títulos en 22 años (8/10 en Sudamérica). La celebración colectiva rusa, con lanzamiento al aire de pilotos y despliegue de banderas incluidos, era fruto del alivio tras el gran susto vivido al final del rally. El joven “zar” que sigue las huellas de Vladimir Chagin contaba con tan solo un segundo de ventaja en la salida de la penúltima especial frente al argentino Federico Villagra, frenado en seco por problemas mecánicos cuando acariciaba un triunfo en casa. El argentino ha digerido ya el mal trago y el Team De Rooy, el único capaz de plantar cara a la supremacía de los camiones azules en los últimos diez años, presenta en esta ocasión un equipo completo.

Tras la pausa en 2018, el dos veces campeón Gerard de Rooy (2012, 2016) retoma el volante con la clara aspiración de ganar. Además de su compañero argentino, el jefe de filas cuenta con Ton van Genugten, que muestra una interesante evolución con 4 etapas ganadas en el último Dakar.

Además de los grandes rivales identificados, Kamaz habrá constatado el aumento de la competencia de altos vuelos. En la clasificación de 2018, sus “primos” bielorrusos del clan Maz, se situaban segundos, detrás de Nikolaev, con Siarhey Viazovich, aunque fuera a una distancia prudencial de 4 horas. No son pocos los pilotos con hambre de más, porque Martin Macik (Big Shock Racing), que a sus 29 años representa el futuro de la disciplina, tiene claras intenciones de seguir con su progreso, tras alcanzar por primera vez el Top 5 en 2018. El clan checo, repartido entre varios equipos, cuenta también con Ales Loprais (Instaforex Loprais Team) o Martin Kolomy (Tatra Buggyra Racint) para suceder a su mentor común, Karel Loprais, que rubricó la última de sus 6 victorias en 2001. Por último, los Países Bajos siguen siendo la nación más representada en la categoría con 10 camiones que pueden aguar más de una fiesta y claras opciones a los puestos de honor: Martin Van den Brink con Mammoet Rallysport, Gert Huzink con Riwald o incluso Gerrit Zuurmond con su Rainbow Truck.



LIMA, CAPITAL DEL DAKAR.

El Martes, 4 de Diciembre, Etienne Lavigne presentaba en una rueda de prensa en Lima el recorrido de la nueva edición del Dakar 2019, 100% Perú. Se comentaron las iniciativas y medidas de seguridad en colaboración con las autoridades locales, así como los proyectos solidarios y medioambientales. Pudimos contar entre los invitados con casi toda la plantilla de competidores peruanos.


Hace una década que el Dakar se celebra en Sudamérica, pero tuvo que esperar al 2012 para descubrir la extraordinaria geografía peruana, que será el foco de esta nueva edición 2019, con un recorrido 100% Perú.
El rally raid más difícil del mundo vuelve con un formato nuevo en bucle, con largada y llegada en Lima.
Los 334 vehículos inscritos se enfrentarán a un recorrido más corto que otros años, pero con un nivel de dificultad inigualable, en el que las dunas y el desierto tendrán el protagonismo.
El Ministro de Turismo y Comercio exterior, Rogers Valencia reiteraba “la gran oportunidad para Perú de mostrarse al mundo y honrar al pueblo peruano” mostrando este escenario único. También recalcaba el impacto económico del rally que "impulsará las regiones de Lima, Arequipa, Moquegua y Tacna, con importante consumo de bienes y servicios que generarán un importante retorno económico durante toda la competición.”

Los 31 pilotos y copilotos peruanos (repartidos en 20 vehículos) se reunieron casi al completo ante las cámaras y micrófonos en Mincetur (San Isidro) para compartir sus expectativas, nervios y transmitir su orgullo nacional.
Entre los presentes destacamos al gran favorito, Nicolás Fuchs que, alentado por su puesto 12º en 2017, se presenta determinado para salir lo más adelante posible: “Este año, el Dakar será difícil, pero he trabajado duro para estar listo. Vamos con mucha voluntad y emoción a este gran desafío.” Sin embargo, el ex piloto de WRC puede quedarse en un segundo plano. Dos de las 17 mujeres que participan en esta edición, Gianna Velarde y Fernanda Kanno, están causando furor. Competirán respectivamente en la categoría de motos y autos para convertirse en la primera mujer peruana en cruzar la meta. Para Gianna “todo esto es muy nuevo. Tengo muchos años de motocicleta a mis espaldas, pero sé que nada será igual en el Dakar.” La joven motociclista se presenta con humildad y la determinación, las claves del éxito en el Dakar.

Y a los peruanos, les damos cita en las ferias Dakar a lo largo del mes de enero. Los fans y el público curioso tendrán varias oportunidades para conocer a los pilotos o animarlos a actuar, antes, durante y al final de la competición.

• Feria Lima: Con diversas animaciones y ocasión para dedicatorias en el parque cerrado de Magdalena, del 4 al 6 de enero.
• Podio de largada: 6 de enero en Magdalena.
• Zonas espectadores: 30 áreas de espectadores dedicadas exclusivamente al público en el corazón de las etapas. Más información en dakar.com y redes sociales.
• Feria Ilo: Feria de entretenimiento y gastronomía (de las 25 regiones del Perú) en el Estadio Mariscal Nieto, en la costa del Pacífico el 10 de enero.
• Podio de llegada: Celebramos a los héroes Dakar el 17 de enero en la playa de Magdalena.




Dakar 2019: la quincena de la arena.

Arena, dunas y desierto. He ahí lo que buscan los pilotos y equipos del Dakar y todo apunta a que el menú exclusivamente peruano que les espera el próximo mes de enero sabrá responder con contundencia a sus expectativas.
Esa sensación da, al menos, a la luz de la respuesta colectiva a la llamada realizada a principios de año, cuando se anunció un recorrido que se concentra en tierras peruanas.
En total, 334 vehículos se darán cita en la línea de salida de Lima el próximo 7 de enero, todos ellos con la ambición de regresar a la capital 5.000 kilómetros después, 3.000 de ellos en especiales marcadas por una intensidad sin precedentes.
“Es como si disputáramos la regata Vendée Globe únicamente en los cuarenta rugientes”, apunta el director Etienne Lavigne para definir el grado de dificultad de la edición 2019.

El desempeño en carrera, la capacidad para navegar por terreno abierto sin despistarse y la resistencia física indispensable para desenvolverse en tramos arenosos donde los kilómetros cuentan el doble serán sin duda los criterios que deberán superar los aspirantes al título.
En motos, las implacables KTM de Walkner, Price y Sunderland volverán a plantar cara a las Honda de Benavides, Gonçalves y Barreda, sin olvidar las Yamaha de Van Beveren y De Soultrait.
En coches, los antiguos pilotos de Peugeot se encontrarán repartidos entre los Mini, donde Sainz, Peterhansel y Despres se codearán con Roma, Przygonski y Terranova, mientras que Loeb pilotará un Peugeot preparado por el equipo privado PH-Sport.
Deberán competir con los Toyota de Al Attiyah, De Villiers y Ten Brinke, en el seno del plantel de coches más abultado desde 2015.
En la categoría de pesos pesados, los favoritos de la escudería Kamaz tratarán de sacarles los colores a sus rivales del Team De Rooy, empezando por su líder Gerard De Rooy, que vuelve con fuerza tras el sabático del año pasado.

Más allá de la batalla por los puestos de honor, el análisis de la lista de inscritos revela ciertas tendencias que perfilan ya la cosecha de 2019.
Por ejemplo, que abundan los debutantes, habida cuenta de que se estrenarán en la prueba 135 debutantes, permitiendo a 97 vehículos (30% del total) pelear por la designación del mejor rookie.
A continuación, la categoría SxS despega con fuerza este año, con un total de 30 inscritos, y, sobre todo, una contienda que se presenta apasionante entre el que fuera ganador en quads Sergey Karyakin, el expiloto de motos Gerard Farrés (3º en 2017) o la sensación estadounidense del off-road Casey Currie.
Por último, soplan aires femeninos en el Dakar, pues el número de mujeres inscritas en carrera no había sido nunca tan alto desde el desembarco de la prueba en tierras sudamericanas.
En total serán 17, entre ellas la siempre fiel Laia Sanz en motos, además de parejas a quienes habrá que seguir muy de cerca, como Camelia Liparoti-Rosa Romero en coches y Annett Fischer-Andrea Peterhansel en SxS.


Semimaratón: el derecho a una segunda oportunidad.

En el Dakar las decepciones son en ocasiones crueles, como ocurre cuando se da un abandono prematuro después de apenas unos centenares de kilómetros en carrera.
Este año, los coches, camiones y SxS que se apeen de la pista en la primera parte del rally podrán reincorporarse a la carrera después de la jornada de descanso en una competición paralela.
Competiendo en una clasificación separada, estos vehículos lucirán una placa naranja y no podrán tomar nunca la salida entre los 25 primeros de una especial.


El embarque de Normandía.

Desde hace diez años, antes de cada Dakar, se organiza una procesión rumbo en Le Havre.
Procedentes de las cuatro puntas de Europa, varias centenas de vehículos confluyen hacia su primer objetivo: alcanzar el puerto donde tendrán lugar las operaciones de embarque para un viaje transatlántico algo fuera de lo común.
Cerca de 270 vehículos de carrera, que se sumarán a todos los que se preparan en las Américas, ocuparán un hueco en las entrañas del Heritage Leader, el buque que tendrá como misión atravesar el Atlántico y luego el Canal de Panamá, para llevar la preciada carga hasta el puerto de Lima a finales de diciembre.
Antes de soltar amarras, subirán a bordo igualmente 79 coches y 163 camiones de asistencia, que se verán acompañados en este crucero por 59 coches de prensa y 30 vehículos de la organización.

En este gran encuentro normando, los camiones de Kamaz, que llegan directamente de Tartaristán, suelen ser tradicionalmente los más puntuales… una forma de afianzar su posición puesto que se han adjudicado ocho de las diez ediciones sudamericanas del Dakar.
En compañía de sus socios de ruta bielorrusos del equipo Maz, montaron un primer campamento cerca de los muelles el miércoles por la tarde.
Sin embargo, este año lo han compartido con viajeros que llegan de aún más lejos. El piloto mongol Byambatsogt Udiikhuu ha mandado su Can-Am en un camión de asistencia que ha sumado ya 12.000 kilómetros y un viaje de 21 días a su cuentakilómetros, tras atravesar Mongolia, Kazajistán, Rusia, Ucrania, Hungría, Polonia, Alemania y Bélgica antes de llegar a Francia.
Y esta no es más que la parte fácil del camino…



Adrien van Beveren: “Todos son amigos… pero quiero ganarlos”

Queda muy lejos aquella época en la que el “principito de la arena” intentaba abrirse tímidamente hueco, repitiendo una y otra vez en las entrevistas que se presentaba al Dakar “ante todo para aprender”.
Luego llegó la edición 2018 y, paradójicamente, en el marco de su espectacular abandono en la décima etapa, Adrien van Beveren asume y afirma con más aplomo que nunca su aspiración a ganar en la categoría de motos.
Tras finalizar su primer Dakar en sexta posición y quedarse a pie de podio en 2017 (4º), a menos de dos meses de la salida de Lima, el piloto de Yamaha muestra su gran determinación y un apetito voraz de arena.

Adrien van Beveren, ¿cómo vivió la jornada de su abandono en el último Dakar?
Aquel día pasé por todas las emociones posibles. En la primera parte de la especial, perdí mi puesto de líder provisional del Dakar, luego me tranquilicé, hice mi trabajo y dio sus frutos, porque logré dejar a todos atrás en la segunda parte. Sabía que estaba realizando una buena operación. Y luego, justo antes de la meta, golpeé una piedra que no había visto y salí despedido. Tampoco es que fuera demasiado rápido, no fue por pilotar con demasiado entusiasmo. Fue el destino y nada más.

¿Cómo encajó el golpe?
Fue muy duro. Acariciaba mi sueño y se derrumbó. Por fortuna, entendí rápidamente que físicamente me iba a recuperar, aunque tuviera costillas rotas, un pulmón perforado y un hombro lesionado. Pero no dudé ni un segundo que iba a regresar al Dakar y rápidamente supe que sería este año.

¿Cómo fue su recuperación tanto física como psicológica?
Se me hizo largo, sobre todo porque los médicos no quisieron inicialmente operarme de la clavícula y la cicatrización tardó. A mediados de abril, PH Sport me invitó a participar en un rally por carretera en coches, pero en cuanto me pusieron el arnés me di cuenta de que la clavícula no aguantaba. Entonces, me operaron. Entre tanto he montado mucho en bicicleta, lo que me ha permitido trabajar lo que necesitaba y pude retomar la moto en julio. Ahora ya no me duele nada y puedo ir tan rápido como antes.

¿Qué ha sacado de positivo de este periodo tan delicado?
Lo primero es que me quedó claro rápidamente hasta qué punto amaba lo que hacía. No es que dudara antes, pero cuando te ves privado de ello, lo notas aún más. Luego se me hizo un poco largo, me tuve que armar de paciencia y logré conocerme mejor. También pude reorganizar todo mi entorno de trabajo, por ejemplo, empecé una cooperación con el entrenador físico de Cyril Despres, que dedicó mucho tiempo a ayudarme y animarme, al igual que muchas otras personas.

“El año pasado, me encontraba a la cabeza del rally al salir de Perú. Me encantan las dunas”.
¿Estas satisfecho con la vuelta a la competición en el Desafío Inca (5º) y en el Rally de Marruecos (6º)?

No acudí al Desafío Inca para ganar la carrera. Todavía me sentía un poco flojo a nivel muscular y tenía que volver a lanzar la máquina. Y en Marruecos el nivel era más elevado, pero debo reconocer que tampoco peleé a fondo para imponerme. Es peligroso correr por pistas partidas, por ríos secos. Ha sido una experiencia para mí, un trampolín.

Sin embargo, en enero, te esperan las dunas de Perú, tu terreno favorito…
El año pasado estaba al frente del rally al salir de Perú. Las dunas me encantan. La navegación seguro que es dura, así que me perderé y me volveré a encontrar. Trabajo ahora la intensidad que requiere la carrera y tomaré la salida en buenas condiciones, cómodo con mi posición.

¡Así que el objetivo es ganar!
Sé que cuento con todas las bazas para ganar. La competencia será dura, pero no me voy a amedrentar. Si tuviera que definir el estilo de mis adversarios, diría que ellos “atacan” más que yo. Kevin Benavides, por ejemplo, me da la impresión de que siempre lo da todo, mientras que yo busco más bien la fluidez. En cualquier caso hay un muy buen ambiente entre nosotros. Nos respetamos mucho. Todos son amigos… pero quiero ganarles.


MOTOS-QUADS: NÚMEROS REPARTIDOS.

Los pilotos de motos y quads que tomarán la salida en el 41ª edición del Dakar han recibido hoy sus números de carrera. Como no podía ser de otra forma, el número 1 ha sido para el vigente campeón, Matthias Walkner, jefe de filas de la armada KTM. El número de pilotos que se estrenarán en la prueba es 57. En estas dos categorías, los españoles son los más numerosos, con 22 vehículos inscritos.

Los expertos en numerología pueden iniciar ya sus predicciones y los supersticiosos son libres de alegrarse o lamentarse. Los más sensibles podrán dormir tranquilos cuando se enteren de que no existe el número 13 en el Dakar. También se ha respetado otra tradición: el número 1 estará adosado a la moto del vigente campeón Matthias Walkner. Sin embargo, Kevin Benavides, segundo en la clasificación en Córdoba el pasado mes de enero, ha rechazado de nuevo el número dos para permanecer fiel al 47 de su primera participación en 2016. El australiano Toby Price, ganador en 2016 y tercero en 2018, mostrará, por su parte, el número tres.

En la lista provisional de inscritos este año encontramos seis mujeres en motos, con la española Laia Sanz como gran favorita una vez más y el dorsal 17, mientras que dos recién llegadas, la también española Sara García y la peruana Gianna Velarde, lucirán respectivamente los números 98 y 130. En quads, la boliviana Suany Martínez intentará finalizar el Dakar por tercera vez consecutiva (núm. 274). La categoría se ve privada de sus dos últimos ganadores, Ignacio Casale y Sergey Karyakin, a los que se les espera en la categoría SxS como legítimos aspirantes al título. El número 240 se atribuye, por tanto, a la gran revelación de la edición 2018, el argentino Nicolás Cavigliasso, segundo en su primera participación, que promete un buen duelo con su compatriota Jeremías González (segundo en 2015, tercero en 2018). Original by Motul: dorsales rojos.

Más fácil, imposible. Los números de los dorsales se imprimirán sobre fondo amarillo para los grandes favoritos, sobre fondo blanco para la gran mayoría… y sobre fondo rojo para los “Original by Motul”, los dakarianos que han optado por la dificultad añadida de disputar la prueba sin asistencia. “Somos el equipo más grande del rally”, reivindica con humor Frédéric Barlerin, consciente de que el concepto de ayuda mutua es un principio bien real en el seno de una comunidad que estará conformada por 32 pilotos de motos y quads (frente a 28 en 2018). El mejor posicionado en la jerarquía de la salida será el rumano Emanuel Gyenes (núm. 32), que quedó en 17º lugar en 2012.


Las Vegas apuesta por el Dakar.

La última etapa del Dakar Tour se ha celebrado en Las Vegas, donde las estrellas estadounidenses del “todo terreno” han podido mostrar sus ganas de hincarle el diente al Dakar. El próximo mes de enero no queda excluida una pugna entre Casy Currie, novato en la prueba y Robby Gordon, que mantiene un halo de misterio sobre su retorno. Hagan sus apuestas…

Todo el mundillo del fuera de pista estadounidense se reúne en La Vegas con motivo del Seam Show, un salón único del sector automovilístico que atrae a 250.000 visitantes durante cuatro días, a dos semanas de la Baja 1000, el colofón de la temporada. En este contexto, se ha celebrado en el salón una presentación de la edición 2019 del Dakar, en el espacio de MOTUL, uno de los patrocinadores principales del Dakar. El piloto estadounidense Ricky Brabec representaba los colores del equipo HRC, junto con Pablo Quintanilla, piloto de Husqvarna, de paso por Las Vegas. Las imágenes del Dakar no han tardado en ponerle los dientes largos a Casey Currie, uno de los pilotos actualmente más en boga de Estados Unidos y cuyo estreno el próximo mes de enero en el Dakar levanta muchas expectativas. “Tengo muchas ganas de enfrentarme a esta prueba con la que sueño desde que vi las primeras imágenes de Robby Gordon en esta carrera”, explica el piloto que ha hecho sus primeros pinitos en el rally raid este año, con una victoria en el Desafío Inca. “Confío en mis capacidades y espero incluso ganar la categoría SxS”, comenta. Este rookie de grandes ambiciones, que confía en su dominio del volante y también en el SxS Can-Am que le preparará el team South Racing, podría no solo cruzarse sino también medirse en las dunas peruanas con su ídolo de juventud, si se presenta la ocasión. Robby Gordon no ha faltado tampoco a la cita del Sema Show y llegaba al Dakar Tour con una noticia de gran calado: “Tengo tres vehículos y equipos listos para tomar la salida en enero conmigo, solo necesito ultimar la financiación con los patrocinadores, ¡antes de confirmar que participaré para ganar!”. Después de dos años de ausencia, el mejor piloto estadounidense en la historia del Dakar (3º en 2009, 10 victorias de etapa en total) no ha perdido su gran capacidad de brillar ante las cámaras. Queda por ver si consigue la misma perfección en las dunas.





Road to Dakar: Alejandro Silva, Michelangelo Bertolla y Lorenzo Santolino ganan su inscripción para el Dakar 2019.

Atacama Rally.

Kevin Benavides y Michelangelo Bertolla, se han adjudicado el Atacama Rally en las categorías de motos y Side by Side, respectivamente, al término de los 1200 kilómetros de prueba. Durante cinco días, del 14 al 18 de agosto, los competidores tuvieron que enfrentarse a un recorrido muy exigente, que requería una navegación sumamente precisa por terrenos con relieves muy variados.
Y dos nuevos fichajes chilenos se han hecho con el Road to Dakar durante esta prueba: Alejandro Silva (motos) y Michelangelo Bertolla (Side by Side) consiguen así una inscripción para la 41ª edición del Dakar, que se celebrará en Perú entre el 6 y el 17 de enero de 2019.
Alejandro Silva: “Me encantan las carreras en el desierto con navegación. He ganado varias, pero esta ha sido la más importante. Ganar un boleto para el Dakar es realmente increíble”.
Michelangelo Bertolla: “Mi copiloto, Paolo Boggio, y yo no nos lo podíamos ni imaginar. Estamos muy contentos que se nos haya ofrecido una inscripción al Dakar. Cuando nos empezamos a dar cuenta de que podríamos calificarnos, nos tuvimos que calmar un poco para no cometer errores”.

Baja India.
Tras dos días agotadores de rally y más de 650 km por los terrenos más duros del país, el español Lorenzo Santolino de TVS Racing se adjudica la Baja India en la categoría de motos en 3 horas 48 minutos y 46 segundos, después de atacar en las dunas de Jaisalmer.
Lorenzo Santolino: “Esta victoria es muy importante para mí. Ha sido una carrera llena de dunas y muy rápida”.


Vuelve la “Armada Chilena” al Dakar 100% Perú.

A casi cinco meses de la carrera más importante del mundo de rally cross country, los pilotos chilenos Ignacio Casale y Francisco “Chaleco” López confirmaron su presencia para el Rally Dakar 2019, compitiendo ambos en la misma categoría.

La prueba comienza a tomar forma con los mejores pilotos del orbe que se darán cita entre el 6 y 17 de enero en el desierto de Perú. Entre ellos los chilenos Ignacio Casale, campeón en 2014 y 2018 en Quads, y Francisco ‘Chaleco’ López, tercero en 2010 y 2013 en Motos. En esta ocasión ambos pilotos conformarán la armada nacional en la categoría Side by Side, o el nuevo grupo “UTV Open”.

Cinco mil kilómetros en total, diez etapas, 70% arena y tres mil kilómetros de especiales, hacen de este Dakar una carrera sumamente atractiva, pero el interés es aún mayor cuando Ignacio Casale confirma el cambio de categoría en la décima participación y Francisco “Chaleco” López anuncia su vuelta a la competencia más extrema del mundo motor, luego de cinco años de ausencia.

“Esta es mi décima participación en el Rally Dakar y quiero participar de una manera especial. Yamaha me ofreció competir en la categoría Side By Side en el nuevo Yamaha YXZ 1000 turbo. Este es un desafío importante para mí, porque es una categoría nueva, con muchos pilotos de renombre de distintas categorías” aseguró Ignacio Casale.

Igualmente, Francisco López manifestó: “Estoy muy motivado y me siento muy contento de ser parte del Dakar 2019 100% Perú. Estar en la arena es como volver a mi hábitat, navegando y haciendo mecánica como lo viví durante tantos años obteniendo dos podios”. Para estar en un buen nivel el piloto tendrá su primera prueba en el Desafío Inca, que vuelve a formar parte del calendario Dakar Series entre el 14 y 16 de septiembre en la región de Pisco-Ica en Perú.


Dakar Series Desafío Inca, grandes pilotos y equipos para una gran carrera.

Con la perspectiva de un Rally Dakar 2019 100% Perú, el Desafío Inca, que se competirá en el desierto de Ica del 13 al 16 de septiembre de 2018, se ha transformado en una excelente alternativa, para varios de los grandes referentes del rally raid en el mundo de las distintas disciplinas.

En la categoría Motos, importantes equipos oficiales ya confirmaron su participación con competidores de elite en la tercera edición del Dakar Series en Perú: KTM Racing, Rockstar Energy Husqvarna Factory Racing, Yamaha Yamalube Racing, Monster Honda Racing Team y Hero Motorsport.

KTM, monarca en las dos ruedas desde hace 17 años en el Dakar, junto a Husqvarna Factory, fueron los últimos de los equipos oficiales, en asegurar su presencia en el Desafío Inca. El equipo austriaco tendrá a su dream team. Contará en sus filas con los ganadores de las últimas tres ediciones del Dakar, Matthias Walkner (2018), Sam Sunderland (2017), Toby Price (2016); además de la españolas Laia Sanz, y el argentino Luciano Benavides, último en integrase. Por su parte, el chileno Pablo Quintanilla y norteamericano Andrew Short, representarán a Husqvarna.

El Honda Racing Corporation contará en su escuadra con el argentino Kevin Benavides (2° en el Dakar 2018); el español Joan Barreda, que luego de su operación, regresa a las dunas peruanas, y un luchador de varias batallas en distintos terrenos, el portugués Paulo Gonçalves. Para darle mayor espectacularidad a una carrera exigente, Yamaha aportará a los franceses Xavier de Soultrait y Adrien Van Beveren, que retorna a la acción tras su accidente en el último Dakar, y el argentino Franco Caimi. Por su parte, el equipo indio Hero Motorsport, pondrá en acción al mejor “Rookie” del Dakar 2018, el español Oriol Mena; al portugués Joaquim Rodrigues y al hindú CS Santosh.

El país anfitrión contara con representantes como Renzo Corno y Gianna Velarde, quienes fueron los primeros peruanos en confirmar su participación. Corno, retornará a las pistas luego de su presencia en el último Dakar. Por su parte, Velarde, proveniente del mundo del Enduro, tendrá su primera competencia en la disciplina off road con el Desafío Inca, buscando cumplir su gran objetivo, el Dakar. Entre los autos, Francisco “Pancho” de León fue otro de los locales en sumarse a la carrera.

El evento contara con la presencia de otras referencias del Rally Raid, como el máximo ganador en la historia del Dakar, el galo Stephane Peterhansel. Junto a su esposa Andrea Meyer, “Monsieur Dakar” se animará a las dunas peruanas con un SxS Yamaha YXZ, mostrando su eterno espíritu de guerrero en una categoría en la que participará por primera vez. El argentino Pablo Copetti, otro de los experimentados entre los Quads, que obtuvo su máximo logró deportivo en el Dakar 2017 al finalizar 3°, formará parte de esta cita peruana.


Dakar 2019 : 100% Perú - 100% Dakar.

Descubra el recorrido : 5 000 km - 10 etapas - 70% arena - 3 000 km SS.

(Pulse para ver a mayor tamaño).


El Dakar en el “Goodwood Festival of Speed”.

Por primera vez en la Historia, el Dakar está presente en el prestigioso Goodwood Festival of Speed, gran cita de los apasionados del deporte del motor en el Reino Unido, con el fin de presentar al público británico la edición 2019 que se celebrará en Perú del 6 al 17 de enero.

Se trata de una cita a la que no puede faltar ningún gran apasionado del motor en el Reino Unido.
En el campo, en Sussex, entre Londres y Plymouth, se celebra todos los años el “Goodwood Festival of Speed” (el festival de la velocidad de Goodwood).
Coches clásicos, monoplazas de Fórmula 1, prototipos de resistencia… son miles los vehículos prestigiosos que estarán expuestos hasta el domingo para gran deleite del numeroso público.
Este año, dos vehículos serán el blanco de todas las miradas: un KTM 450 Rally y un Peugeot 3008 DKR Maxi.



Terence Marsh gana la Toyota Kalahari Botswana 1000 Desert Race y su inscripción en el Dakar.

Al término de tres jornadas emocionantes de carrera y 1 000 km recorridos, Terence Marsh, de Red-Lined Motorsport, y su copiloto Riaan Greyling ganan la Toyota Kalahari Botswana 1000 Desert Race celebrada del 22 al 24 de junio de 2018 en la región minera de Jwaneng en Botsuana. Además de posicionarse en segundo lugar en la clasificación de la FIA, Terence Marsh se hace con una inscripción para participar en el Dakar el próximo mes de enero en Perú.

“No hemos salido en ningún momento del coche”, declaraba Marsh, entusiasmado después de cruzar la meta. “Nos han sorprendido mucho los neumáticos; estamos encantados de haber ganado la Road to Dakar”.

A bordo de su Nissan Navara y patrocinados por BF Goodrich, los dos competidores han realizado una carrera sin ningún contratiempo. La pugna se ha centrado en otros 4 vehículos, entre ellos, el del tremendo Shameer Variawa, tres veces ganador de la Toyota Kalahari Botswana 1000 Desert Race, y su copiloto Zaheer Bodhyana. Han permanecido gran parte de la carrera a la cabeza, por lo que figuraban como grandes favoritos para hacerse con el primer puesto. Sin embargo, a 6 kilómetros de la meta, se incendió la cabina de su vehículo, esfumándose todas sus esperanzas de ganar la “Road to Dakar”.


Nos vemos en Lima...

El Dakar fue declarado por el gobierno Peruano como un « Evento de Interés Nacional ».
¡Nos vemos en la salida el próximo 6 de enero!
Dream. Dare. LIVE IT!
#Dakar2019

Más información: http://www.dakar.com

Social networks:
http://www.facebook.com/Dakar
http://www.twitter.com/Dakar
http://www.instagram.com/DakarRally


© Amaury Sport Organisation - http://www.aso.fr





España, en todos los frentes.

Como el cuarto país con el mayor número de participantes en el Dakar 2018, por detrás de Francia, Argentina y Países Bajos, España ocupa un lugar de honor en el mundo del rally raid y guarda celosamente una reserva de talentos muy dinámica. El Dakar Tour ha hecho escala en Barcelona para congregar a esta comunidad del off-road con ambiciones para la edición de 2019. Los pilotos españoles podrían aspirar al título en varios frentes: en motos, con Joan Barreda y Oriol Mena; en SxS, con Gerard Farrés; y en coches, con Nani Roma y, por qué no, quizás también con Carlos Sainz.

En España se sigue celebrando una de las victorias patrias más sonadas. En la Córdoba argentina, los españoles vieron triunfar a uno de sus jefes de filas, Carlos Sainz, pese a que al principio no gozaba del favor de los pronósticos. Desde entonces, el «Matador» ha jugado al misterio por lo que respecta a su carrera y, si bien es cierto que el futuro del madrileño ha sido un tema de conversación muy presente en el vestíbulo del hotel Miramar de Barcelona, el paso por España del Dakar Tour ha estado marcado sobre todo por la constatación del enorme número de promesas españolas en ciernes.

El laboratorio del Merzouga hizo valer su condición de detector de talentos al descubrir a Oriol Mena, que el pasado mes de enero se reveló como el mejor novato de la competición (7.o en la general), quizás siguiendo los pasos de veteranos ilustres como Nani Roma y Marc Coma. En cualquier caso, su llegada a la élite mundial de las dos ruedas podría servir de inspiración al campeón de esquí estilo libre Javi Vega o a Sara García, ya que ambos superaron la prueba del Merzouga hace apenas unas semanas. Gerard Farrés, 3.o del Dakar de 2017 y 5.o en 2018 en su última participación en motos, ha optado por un reto nuevo y se ha desplazado hacia una categoría SxS que gana adeptos día tras día, entre ellos Ruben Faria, uno de sus antiguos rivales lusos. También podría ser el camino que acabe siguiendo Laia Sanz, quien en cualquier caso conserva intactas sus aspiraciones con el equipo KTM: «Tengo muchas ganas de luchar por una victoria de etapa y colocarme en el Top 10. Después, ya pensaría en autos o en la categoría SxS».

Las opciones de victoria del clan español en la próxima edición están bien repartidas. Oriol Mena se reencontrará en las pistas de Perú con Joan Barreda, el piloto en activo con más victorias de etapa que sigue buscando su primer título. El castellonense no pudo asistir a la cita barcelonesa porque ya está manos a la obra con su equipo HRC, pero su victoria en el Merzouga da buena muestra de su magnífico estado de forma.

En autos, hay otra estrella española que tiene la vista puesta en el desafío peruano. Nani Roma, el único español en vencer en motos (2004) y en coches (2014), debería estar en condiciones de luchar con Sainz para volver a ganar. El madrileño y su copiloto Lucas Cruz apuestan por el suspense: «Siempre he querido luchar por los primeros puestos, eso no ha cambiado. Las ideas y los proyectos están ahí, pero de momento no hay nada concreto».



El Perú recibe un Dakar 100% nacional.

Los pilotos del Dakar se enfrentarán por segundo año consecutivo a la magnitud de las dunas peruanas, un ambiente que el año pasado le pasó factura a más de uno y supuso un gran reto al inicio de la competencia. Los peruanos, ahora se destacarán en su casa de principio a fin, buscando un lugar en el podio y mostrando su calidad de competidores.

Ya se puede sentir el espíritu del Rally Dakar que llegará nuevamente en el 2019 y se desarrollará exclusivamente en tierras peruanas. En conferencia de prensa, llevada a cabo en el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, el titular del ministerio, Roger Valencia destacó que el Rally Dakar 2019, el cual será realizado 100% en el Perú, impulsará de manera importante la economía interna, así como la imagen país a nivel internacional; esto en base a los resultados obtenidos en la edición 2018 de la competencia durante su paso en el país.

Según estudios realizados entre el 03 y 11 de enero último, el Rally Dakar 2018 logró un movimiento económico en el Perú superior a los S/ 130 millones, producto de los gastos turísticos, gastos de los residentes locales e inversiones. Hubo más de un millón de espectadores asistentes al Rally y eventos relacionados.

A eso, se añade el impacto publicitario internacional que logró toda la competencia que fue de US$ 300 millones. Para el Perú el beneficio promocional alcanzó los US$ 154 millones. Para la próxima edición, el gobierno peruano realizará un gasto económico de US$ 6 millones. Por su parte, la Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, aseguró que esta competencia automovilística es un reto que compromete a todos, al Estado, a los organizadores y a la ciudadanía y es una extraordinaria oportunidad para mostrar y dar a conocer el Perú y para cuidar y respetar el ambiente.

A su turno, el director del Rally Dakar, Etienne Lavigne, expresó su agradecimiento al Perú y a sus autoridades por ser sede de esta competencia automovilística y anunció que entre el 14 y 16 de setiembre se realizará el Dakar Series desafío Inca, competencia en la que los pilotos podrán ponerse a prueba en las dunas del desierto de Ica.

Posterior a la conferencia, se desarrolló el Dakar Tour, una reunión que congregó a los competidores en el Hotel Hilton Miraflores de Lima. Los participantes, organizadores y autoridades tuvieron la oportunidad de intercambiar información y comentarios sobre el reto que les espera para el próximo año.

Los representantes peruanos se sienten más entusiastas que nunca, sabiendo que recorrerán una vez más el territorio nacional y contarán con el apoyo de sus compatriotas a lo largo de las diferentes etapas. Nicolás Fuchs y Fernanda Kanno quienes el año pasado tuvieron que abandonar la competencia tras fallas mecánicas, este año buscarán su revancha y una tabla importante en la clasificación. Alexis Hernández (5º), Rómulo Airaldi (22º) y Lalo Burga (84º), quienes culminaron la competencia, buscarán mejorar sus tiempos y mantenerse en la cabecera a lo largo del recorrido.

Christian Málaga se va por su tercera participación en esta competencia. Es consciente de lo complicado que ha sido para él terminar el Dakar. “La tercera es la vencida, es mi revancha. Me siento con muchas ganas de empezar el Dakar, esta competencia es parte de mi vida y hay que aprovechar que va a ser en el Perú”, comentó.

Lalo Burga declaró estar muy contento y motivado. “Siento que es una oportunidad para nosotros los peruanos tener una competencia de tan alta envergadura y todo lo que genera la competencia en el país, 100% peruano. Me imagino que técnicamente a nivel competitivo va a ser un reto”. Además, Rómulo Arialdi indicó que “va a ser un gran Dakar sin lugar a dudas. Si en algún momento se tenía que hacer un Dakar en un solo país, tenía que ser Perú. La esencia del Dakar siempre ha sido la arena y nuestro país tiene esas condiciones y más, espero que sea muy duro, las dunas muy grandes y que sea lo más fuerte que pueda haber ya que el Perú tiene la geografía para hacer un Dakar complicado. Los pilotos peruanos nos sentimos cómodos con eso, definitivamente va a ser una gran carrera”.

Finalmente, Alexis Hernandez, piloto de quads que logró la mejor clasificación entre los peruanos en su categoría mencionó que “esta es una gran oportunidad, definitivamente lo más difícil del Dakar 2018 fueron las dunas y creo que hay que aprovechar que estamos en casa y el conocimiento que tenemos del terreno para crear una ventaja pero también creo que vamos a recorrer lugares del desierto que nunca pensamos poder llegar”.

Al terminar la edición pasada Hernández, escribió en sus redes: “Terminamos este duro Dakar llenos de satisfacción, orgullo y mucha tierra. Este team de guerreros no tiene comparación.” Y así será también cuando se dé inicio a la edición del 2019, la undécima en Sudamérica y la primera celebrada única y exclusivamente en un solo país. El protagonista será, sin duda, el indomable desierto peruano.


El Dakar Series Desafío Inca vuelve en su tercera edición.

El Dakar 100% Perú trae más de una sorpresa y este año volverá a nuestro territorio el Dakar Series desafío Inca, competencia en la que los pilotos no solo pondrán a prueba sus vehículos sino su capacidad de enfrentar las dunas peruanas, en 3 días de competencia abierta a motos, quads, autos, SxS y camiones en el desierto de Ica.
El 13 de septiembre serán las verificaciones técnicas y el podio de salida y del 14 al 16 de septiembre se desarrollarán tres etapas bucle. Definitivamente esta es la antesala y la mejor preparación para el Dakar 2019.
Las inscripciones están abiertas desde el 4 de junio a través de la web: www.desafioinca.com



Dakar 2019: Perú 100%.

- La 41ª edición del Dakar se celebrará del 6 al 17 de enero de 2019, con un recorrido en bucle que empezará y terminará en Lima, disputándose la prueba íntegramente en Perú.

- La edición de 2019, diseñada en torno a los desiertos peruanos, se anuncia como una de las más arenosas de la historia del Dakar. Sin embargo, la amplia visita del país ofrecerá desafíos más allá de las dunas, con una gran variedad de terrenos, para que puedan lucirse todo tipo de pilotos.

- A partir del 21 de mayo, se abrirán las inscripciones para las categorías de motos, quads, SxS y camiones: las solicitudes se registrarán www.dakar.com.

Los competidores del Dakar vivieron en enero un reencuentro caluroso pero exigente con Perú, descubriendo, en ocasiones con dolor, majestuosos tramos de desierto difíciles de abordar. Las dunas de las regiones de Ica o de Tanaka imponen humildad y varios campeones pagaron caro el precio de esta lección, como Sébastien Loeb, Sam Sunderland, Nani Roma o Sergei Kariakin. El recorrido de la edición 2019, que visitará Perú durante diez etapas, ofrecerá a todos los pilotos la oportunidad de aprender a dominar los nervios y de trabajar la resistencia en un terreno blando, con un incremento progresivo de la dificultad, lo que podría mantener la intriga deportiva hasta el final. Este recorrido, principalmente compuesto de arena y por terrenos abiertos, obligará a los competidores a poner en práctica todas las sutiles competencias de navegación imaginables. Las nuevas regiones en el programa completarán la gran variedad de retos que plantea el rally raid, incluidas pistas más rápidas, para los amantes de la velocidad. Para poder cruzar la meta final de Lima, los competidores deberán demostrar que dominan todos los registros.

Dakar Semi-Marathon : una segunda oportunidad.
En ocasiones, el Dakar puede mostrarse cruel, también para los equipos más valientes y motivados, que, a veces quedan excluidos de la aventura por una avería, accidente o bloqueo en la arena que les obliga a abandonar, habiendo recorrido, en ocasiones, tan solo algunos cientos de kilómetros. En 2019, los coches, SxS y camiones que tengan que parar debido a un golpe de mala suerte durante la primera semana podrán volver a incorporarse a la carrera a partir de la jornada de descanso y retomar la competición en una clasificación separada, respetando unas condiciones estrictas que garantizarán la equidad deportiva, por ejemplo, en lo relativo al orden de salida en las especiales.

Calendario del Dakar Tour 2019.
23 de mayo : Holanda
25 de mayo : Portugal
29 de mayo : República Checa
31 de mayo : Italia
junio (TBC) : Francia
1º de junio : Chile
2 de junio : Argentina
4 de junio : Perú
12 de junio : España
13 de julio : Inglaterra
30 de agosto : Polonia
30 de octubre : Estados Unidos




PERÚ: EL COLOR DE LA ARENA.

Diez años después de la primera edición celebrada en el continente sudamericano, el Dakar 2019 se disputará de nuevo con un recorrido en bucle, que empezará y terminará en Lima. La arena de Perú desempeñará un papel clave en la conquista de los trofeos.

Antes de la división actual de naciones, Perú se construyó sobre un legado múltiple y algunos componentes de su identidad sudamericana se remontan a cerca de 5.000 años. El Machu Picchu, testimonio de la civilización inca, se ha convertido en el emblema de la diversidad cultural, así como en uno de los principales atractivos turísticos del país. De los incas proviene también el vínculo de profundo respeto e íntima relación del pueblo peruano con la Madre Tierra, conocida como Pachamama. Los visitantes respetan esta tradición cuando practican el surf en sus playas del Pacífico, cuando disfrutan del Pisco Sour (con moderación) o cuando rinden homenaje a los productos locales degustando la nueva gastronomía peruana.

La escasez de precipitaciones otorga al país zonas totalmente desérticas que el Dakar empezó a explorar en 2012 y 2013. En la primera incursión del Dakar en Perú, solo los pilotos más valientes pudieron sentir el orgullo de subir al podio de Lima. Un año después, los aficionados peruanos vivieron una pequeña consagración al asistir a la victoria de uno de sus pilotos de quad, Ignacio Flores, en la primera etapa en Pisco. Para su reencuentro con el recorrido del Dakar, el de la 40ª edición, el paso por los desiertos de Ica y de Tanaka sometió a los pilotos a una dura criba, que excluyó de la pugna final a pretendientes al título de la talla de Sam Sunderland en motos o de Sébastien Loeb en coches. Este año, las esperanzas de los aficionados peruanos estarán depositadas principalmente en Nicolás Fuchs, 12º en coches en 2017, así como Alexis Hernández, 5º en quads el pasado mes de enero.




Más información:
www.dakar.com

Fuente: www.dakar.com.
Enero 2019.
























Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000