DAKAR 2013 - Previos de la carrera

¡ Yamir Ortíz, todo un personaje!

Aún no ha empezado su primer Dakar y Yamir Ortíz ha tenido que sacar las herramientas. ¡Nada serio! Solo se trata de la sujeción para la baliza de seguridad, que brillaba por su ausencia antes de las verificaciones técnicas. Pero el piloto chileno, oriundo de Chuquicamata, la zona minera del norte del país, ha encontrado rápidamente una solución: unos agujeritos en la carenadura frontal y listo… Sin embargo, a los comisarios no les ha hecho mucha gracia la sujeción improvisada sobre el dorsal 165 para fijar la bengala de emergencia. Yamir también saldrá de este entuerto: ¡bastará con pegar encima un nuevo dorsal! Su Honda, que ha preparado con su padre, estará a punto. Yamir se encuentra en modo “malle-moto”: ¡la iniciación al Dakar comienza!


Juan Manuel Linares nos trae el café

Nos marcaron los ciclistas colombianos en el Tour de l'Avenir (Tour del Porvenir) y el Tour de Francia. Hemos disfrutado de la Transat Jacques Vabre o la Ruta del Café. ¡Ahora el Café de Colombia llega al Dakar! Desde hace dos ediciones, Juan Manuel Linares, primer colombiano que encara el desafío del Dakar, supo ganarse el apoyo de la marca de los cafeteros colombianos para lanzarse a esta aventura de rally-raid en enero con su copiloto Andrés Campuzano. Sin embargo, en esta ocasión el piloto, oriundo de Bogotá, ha querido ir más lejos y llega a Lima acompañado de Juan Valdez (representado por Carlos Castañeda), el emblemático cafetero con bigote de la marca nacional de café. Para Santigo Echevarria, su director de comunicación, las verificaciones son todo un descubrimiento: “Espero que esta gran prueba pueda permanecer en Sudamérica. Actualmente, el Café de Colombia sigue bien presente en el mundo del deporte, pero sobre todo cada vez está más cerca de los deportistas”.


¡Tengo la sensación de haberlo conseguido!

Al volante de su buggy Juke del equipo Dessoude, Stéphane Winttenberger sigue casi religiosamente al de su amigo y jefe de filas, Christian Lavieille, en el circuito de verificaciones técnicas. Pese a su larga experiencia en el deporte del motor, el ganador GT3 de las 24h de Dubai 2011 se encuentra ante terreno desconocido, puesto que, a sus 48 años, encara su primer Dakar. “Voy a hacer realidad un sueño de infancia y no estoy nada decepcionado, ya en las verificaciones, tengo la sensación de haberlo conseguido. Al inscribirme pensé: “Voy a disputar un Dakar para ver qué tal y punto”. Pero ahora que estoy aquí, me va picando más el gusanillo y creo que tendré ganas de volver, pase lo que pase. Pero bueno, primero tengo que terminar este Dakar, es mi único objetivo y cuento con todas las bazas para conseguirlo. Aunque no he podido probar el vehículo durante muchos kilómetros, las sensaciones son buenas. Y podré aprovechar los consejos y la experiencia de Christian, que tiene el mismo coche que yo. Además, tengo la suerte de contar con Thierry Delli-Zotti como copiloto; resulta muy tranquilizador para mi primera participación. Tampoco hay que olvidar que estoy en un equipo familiar, con un auténtico apasionado al frente. Así que cuento con todos los elementos para aprender al máximo en este primer intento".


Pequeños pero matones...

El Dakar nos brinda la ocasión de descubrir vehículos de lo más variopinto. Los más clásicos 4x4 se codean en la pista con buggys de diferentes diseños. El año pasado, el Team X-Treme Plus contaba por primera vez con un SSV monoplaza, bautizado RZR 900. Llegaba en 40ª posición a Lima, con Willy Alcaraz al volante, consiguiendo convencer a todos los observadores de su fiabilidad, así como de su buen rendimiento. Además, el director del proyecto, Marco Piana, encara la presente edición del Dakar con una estructura reforzada: “Se puede decir que el resultado del año pasado ha dado sus frutos. Contamos con 3 vehículos y teníamos que haber sido 5. Desde el año pasado, hemos desarrollado de forma importante el vehículo, que ahora es aún más fiable. Todo el trabajo durante el Rally Dos Sertoes y en Marruecos ha sido positivo y me siento más tranquilo”. Con el objetivo en mente de llegar entre los 30 primeros, Willy Alcaraz asumirá la función de líder del trío de Polaris RZR 900: sus compañeros de fatigas serán Nicolas Duclos y Bruno Sperancini, que han optado por una versión biplaza del buggy.


Esperando a los favoritos...

Los aspirantes al título en las categorías de motos y autos, entre ellos los vigentes campeones Stéphane Peterhansel y Cyril Despres llegarán a primera hora esta tarde, como colofón de la última jornada de verificaciones técnicas. Sin embargo, esta mañana no ha faltado la animación con el paso del emblemático equipo Dessoude. La escudería normanda, dirigida por el inagotable André, cuenta con 3 prototipos inscritos de fabricación propia y con Christian Lavieille como punta de lanza, en esta ocasión al volante de un buggy Juke Diesel.

Sin embargo, la hora punta en la carpa de las verificaciones administrativas será a primera hora de la tarde, primero con la llegada del cuatro veces campeón en motos Cyril Despres, acompañado literalmente, y sin que sirva de precedente, por su eterno rival Marc Coma, que este año no podrá disputar el Dakar tras sufrir una caída en Marruecos. Al piloto catalán, tres veces campeón de la prueba, se le ha encomendado orientar a su sustituto de última hora, el estadounidense Kurt Caselli; para empezar, tendrá que ayudarle a superar el escollo siempre estresante de las verificaciones.

Poco después llegarán los peces gordos de la categoría de autos: primero, el Team X-Raid del vigente campeón, Stéphane Peterhansel, seguido poco después de Nasser Al-Attiyah y Carlos Sainz. Será la primera ocasión que tengan los tres favoritos de “medirse” psicológicamente… Tampoco hay que olvidar al estadounidense Robby Gordon, “show” garantizado en las verificaciones técnicas. Además, se asistirá al mayor contraste del día, puesto que le seguirá poco después el siempre discreto Giniel De Villiers, abanderado de los Toyota Overdrive, los grandes "outsiders" de esta 35ª edición.


El temor del novato, la emoción del competidor

En la carpa de las verificaciones técnicas, el BMW X6 Sodicars acapara todas las miradas y suscita todo tipo de comentarios, para honra del creador de este “verdadero” prototipo, Laurent Fouquet. A sus 40 años, el piloto/preparador y múltiple campeón de Francia en las categorías todoterreno y autocross se dispone a disputar su primer Dakar al volante de su bebé de 310 caballos y 1900 kg. De ahí sus nervios al someterse a las verificaciones. “Conozco mi vehículo al dedillo porque lo he concebido yo pero siempre oigo pequeños ruidos que me preocupan, ruidos en ocasiones injustificados. Con todo, estoy tranquilo porque el vehículo ya ha sido sometido a examen en Francia, aunque siempre queda un cierto temor. Al final ha ido todo bien. En cualquier caso, para mí es muy emocionante estar aquí y poder vivir al fin el Dakar. Es impresionante ser testigo directo de algo tan grande. Ahora nos corresponde a nosotros demostrar nuestra valía sobre la pista; tendremos que pisarle porque debemos demostrar que el coche tiene un gran potencial y avalar así nuestro partenariado con Sodicars. Debo sacar a relucir mi faceta más competitiva, y al mismo tiempo concentrarme en acumular kilómetros para ir desarrollando el coche. Es mi gran desafío como principiante: pilotar con velocidad y llegar lejos.” Confiemos en las capacidades de quien ha ganado la prueba gala “24h Tout Terrain 2000” a la vera del piloto de referencia, Stéphane Peterhansel…


¡En motos las chicas están listas!

Una es un pez gordo confirmado en motos con múltiples títulos mundiales en enduro y motocross. La otra es campeona nacional en su Chile natal. Ya en su primer Dakar, la primera consiguió colocarse en el Top 40 de la categoría motos. La segunda, corría ayer detrás de sus documentos por los pasillos de las verificaciones administrativas. La primera dama es nada más y nada menos que Eulalia Sanz, aunque todo el mundo la llama Laia, y su talón de Aquiles es la lesión sufrida en el pie y que retrasó su preparación: “En resultados, 2012 es claramente mi mejor temporada. Pero no con la que más he disfrutado pilotando”. La chilena Josefina Gardulski, o Kuki para los amigos, tiene la impresión de soñar despierta desde hace dos días, al codearse por fin con los más grandes: “Es impresionante. En el último momento, he tenido un problema con un patrocinador que no ha confirmado su participación. Luego voy y pierdo unos documentos justo después de cruzar la frontera. Pero bueno, aquí estoy y con ganas de competir”. Conoce a Laia ¡Cómo no! Pero Laia a ella no. “No, nunca nos hemos cruzado, pero estoy claramente a favor de que haya más competencia entre mujeres piloto. Cada una tendrá que disputar su carrera. Ya veremos qué pasa”, comenta la catalana. En la categoría motos, se prepara un duelo inédito. Hagan sus apuestas: ¿Kuki o Laia?


La nueva vida de Alex Caffi

Para muchos amantes del motor, el nombre de Alessandro Caffi hace pensar en los años 80 y los circuitos de F1, en los que compitió el piloto italiano para el equipo Footwork. Regresó 20 años después de haber dejado el Campeonato del Mundo de F1 para el Dakar 2012 al volante de… ¡un Fiat Panda que solo aguantó cinco etapas! Para esta edición, “Alex” ha optado por un vehículo de mayor calibre: un camión con el que espera llegar hasta Santiago: “Hemos decidido pasar a la categoría de pesos pesados, porque realmente quisiera terminar mi primer Dakar”, explica el camionero novato, que se lanzó por primera vez en esta categoría el pasado verano. “En julio en la Baja de España terminamos 7º en la general. Creo estar preparado y, además, me acompaña como copiloto Antonio Cabini que cuenta con más de 15 Dakares a sus espaldas”.


El Dakar y el medio ambiente: un Perú ejemplar

Un aire ceremonial, con declaraciones contundentes avaladas por acciones: la conferencia de prensa convocada por Étienne Lavigne y las autoridades peruanas responsables de los yacimientos arqueológicos y paleontológicos del país constituye un nuevo paso adelante en la voluntad de la organización de promover una política respetuosa con el medio ambiente en estrecha colaboración con las autoridades locales. “Trabajaremos para garantizar el buen estado de los yacimientos y haremos una evaluación al término de cada etapa”, ha destacado el Director del Dakar. A su vera, Luis Cáceres, director de patrimonio del Ministerio de Cultura peruano, ha destacado el extremo rigor con el que se valida el recorrido de la carrera: “Hemos evaluado el itinerario propuesto por ASO desde el pasado mes de julio y hemos procedido a implantar las modificaciones pertinentes cuando lo hemos considerado oportuno. Asimismo, hemos validado, sobre el terreno, este nuevo trazado para determinar nuevas zonas a proteger”. Un discurso muy semejante al que ha pronunciado Carlos Vildoso, Director del Instituto Peruano de Estudios de Paleovertebrados (IPEP): “Nuestro patrimonio es quizás el más rico del planeta, de ahí que sea absolutamente necesario garantizar la conservación de dichos yacimientos. Les puedo asegurar que no se ha observado amenaza alguna al patrimonio.” Los participantes de la mesa han convenido en que si bien se han adoptado todas las medidas posibles, nada impediría las consecuencias derivadas de un exceso de público. ¿Nada? Ha sido entonces cuando ha tomado la palabra Roberto Cañameno, responsable de la ONG Eco-Playa, que se ha afanado en describir el dispositivo habilitado para la ocasión: un total de 200 voluntarios informarán y concienciarán al público para que adopten buenas prácticas en los campamentos que flanquean el recorrido de la carrera: “No solo son responsables ASO y las autoridades. También lo es el público, de ahí nuestra labor”.


Rodrigo, un joven todoterreno

La sabiduría, el talento y el sentido común no siempre son un parámetro de la edad. Rodrigo Caballero forma parte de ese selecto grupo de personas capaces de destacar por su precocidad… En este caso una precocidad todoterreno. En 2010, el joven motorista de apenas 19 años participaba en su primer Dakar, para proclamarse un año más tarde el piloto más joven en cruzar la meta final en 44ª posición. Desde entonces, podría parecer que el chileno se ha relajado, pero lejos de ser así está a puntito de convertirse en el jefe de equipo más joven de la historia del Dakar… “Tras el Dakar 2011, mi padre me aconsejó que alquilara la moto para los rallies y pronto comprendí lo que eso podía suponer. Desde entonces, he comprado dos motos nuevas y montado mi propia empresa para recibir a clientes”, explica Rodrigo en su faceta de joven emprendedor. “Este año, tengo 4 motos compitiendo en el rally, a las que ofreceré asistencia en compañía de otro mecánico, un experto de KTM con 20 años de experiencia. Los australianos Ben Grabham y Andrew Scott y los chilenos Andrés Carevic y Reinike han confiado en mí este año. Yo, por mi parte, pilotaré un gran camión 6x6 para cubrir los trayectos entre vivaques, con la esperanza de volver el año que viene a lomos de una moto”. Entre tanto, el estudiante de la escuela de ingenieros no ha dejado de brillar en las pistas, clasificándose 11º en el último Rally Dos Sertoes. Cuidado con Rodrigo, que no pierde comba...


¡No el más rápido, pero sí el más barbudo!

En la penumbra de la carpa de verificaciones técnicas, podría pasar perfectamente por los rockeros Billy Gibbons o Dusty Hill, los cantantes del grupo ZZ Top, martilleando su sempiterna guitarra contra una KTM 450. Con sus 20 cm de barba entrecana, Andrew Scott tiene sin duda pinta de aventurero rebelde. Un físico, el de este australiano de 45 años que disputa su 2º Dakar, que responde quizás a su condición de minero aurífero. “Mi primer Dakar fue en 2010 y ¡terminó en Fiambalá! Y encima por desconocimiento del reglamento… En cualquier caso me ha picado el gusanillo y estoy encantado de volver a tomar las pistas! Dicho esto, mi objetivo es terminar la carrera, pero me siento más confiado porque vengo mejor preparado y, sobre todo, porque mi moto es más competitiva. No pretendo ser el más rápido del pelotón, ¡aunque quizás me baste con ser el más barbudo para destacar! En cualquier caso, antes de tomar el podio de salida tengo que recuperar el sueño perdido pues las 14 horas de desfase horario entre Lima y Australia me tienen agotado…”


Village Dakar: “Perú es mucho más que el Machu Picchu”

Inaugurado por el presidente peruano Ollanta Humala, el denominado “Village Dakar” se ha convertido en el gran éxito popular de las verificaciones. El recinto, que brinda al gran público la oportunidad de imbuirse en el espíritu del Dakar, ofrece una amplia gama de actividades en sus 23 stands y 15.000 m².

“Nos dimos cuenta de que las verificaciones estaban reservadas a los competidores y que el público solo podía disfrutar del podio de salida”, explica Simon Deleplanque, responsable del “Village Dakar”. “Consideramos que era importante compartir el espíritu del Dakar, no solo con un podio equipado con una gran pantalla por el que desfilaran todos los pilotos, sino también con bonitas instalaciones, animaciones y juegos. Creo que hemos cumplido con nuestro objetivo. Como novedad ofrecemos este año una tribuna que domina desde lo alto la carpa de las verificaciones técnicas.”

En total, se espera a unas 200.000 personas durante las tres jornadas de verificaciones. Muchas de ellas recorrerán inicialmente la carpa de Perú, donde podrán sacarse una foto al volante de un 4X4 surcando una duna…, siempre que vengan con una buena dosis de paciencia. “Llevamos media hora esperando”, comenta un espectador, “pero estoy seguro de que merece la pena. En cualquier caso, estoy muy contento de poder ver todo esto y de constatar que mi país puede demostrar al mundo que Perú es mucho más que el Machu Picchu”.

Un poco más allá, un padre de familia observa la destreza de su hijo de 6 años al volante de un 4x4… en un simulador. “¡Es increíble! He venido desde primera hora con mi mujer y mis cuatro hijos porque el mayor quería ver el desfile de vehículos. ¡Y no le ha decepcionado! ¡No había manera de sacarle de la tribuna! En cuanto al menor, corre de stand en stand dispuesto a probarlo todo… Es fantástico ver a esta nueva generación “descubrir” el espectáculo del Dakar. También tenemos previsto acudir a Pisco para ver el paso de la carrera”. ¡Parece que el “Village” alimenta pasiones…!


Una mañana con marcado sabor ruso

Los competidores rusos han sido los primeros en someterse a los controles administrativos durante esta segunda jornada de verificaciones, empezando por el Team G-Force de Boris Gadasin y seguido de inmediato por los integrantes del clan Kamaz. Durante esta segunda jornada, que estará marcada por el paso de los camiones, una de las figuras más esperadas es la del actual defensor del título, Gerard de Rooy, cuya llegada está prevista para primera hora de la tarde.

Entre la marea azul destacaba la presencia de Boris Gadasin, siempre fiel a sus colores, el naranja y el blanco, y un tanto perdido en el trajín de las verificaciones administrativas. Rodeado de sus compatriotas de la escudería Kamaz, Gadasin se alzaba como una solitaria isla en un inmenso mar de camisetas azules. Con sus 50 integrantes, el equipo de las 10 victorias es el equipo más nutrido de esta 35ª edición. Dicho “ejército” será dirigido por primera vez por el emblemático piloto ruso y poseedor del récord de victorias de especial en la prueba (63) y en la categoría de camiones (7) Vladimir Chagin, convertido hoy en jefe de equipo.

Se trata pues de un expiloto que deberá gestionar sus 5 camiones con gran destreza para plantar cara a un rival que sigue compitiendo pero que es también, como él, jefe de equipo, ni más ni menos que el defensor del título, Gerard De Rooy. Al mando de la armada Iveco, que también cuenta con 5 vehículos, el neerlandés se someterá a las verificaciones a las 13h45 hora local. Le seguirán varios competidores de la categoría de quads, entre ellos la única mujer inscrita: la italiana Camelia Liparoti, cuya llegada está prevista para las 14h30.


El presidente, ¡es el capitán!

La primera jornada de verificaciones técnicas y administrativas del Dakar 2013 ha estado marcada por la visita del presidente de la República, que se ha desplazado hasta el Village Dakar para infundir ánimos a los pilotos peruanos. Ollanta Humala confía en que los representantes patrios planten cara a chilenos y argentinos, más experimentados y numerosos en la carrera.

El desafío es mayúsculo. En la primera salida peruana del Dakar, 25 pilotos locales han decidido aprovechar la ocasión para poner a prueba su resistencia, esfuerzo y destreza al volante o al manillar, todo ello con miras a representar dignamente a su país. El equipo ha sido bautizado simbólicamente “Forza Inca”. Y para inaugurar de la forma más oficial posible el recinto de verificaciones técnicas y administrativas instalado en la playa de la Magdalena, quién mejor que el presidente de la República. Ollanta Humala ha podido disfrutar de una visita guiada por las instalaciones de la mano de Etienne Lavigne, director de la prueba, quien le ha presentado a Stéphane Peterhansel, cuyo Mini se encuentra ya en la cola de espera pese a no haber sido convocado hasta el viernes. Tras interesarse por el estado de forma del defensor del título, el jefe de Estado se ha dedicado sobre todo a animar a varios de “sus” pilotos, y no ha dudado en sentarse al volante del 4x4 de Fernando Ferrand. Ante los periodistas que le han acompañado en su paseo, el presidente ha hecho gala de patriotismo deportivo: “Confío en que los pilotos peruanos demuestren que son verdaderos competidores, capaces de afrontar las dificultades del recorrido. Asimismo, el mundo entero va a ser testigo de la variedad de los paisajes peruanos y de la dificultad que entrañan para los pilotos. Tanta dificultad como la que pueden encontrarse en África.”

Durante el paseo del presidente peruano, el recinto de la Magdalena se ha ido animando para dar la bienvenida a unos 170 vehículos, fundamentalmente sudamericanos. Si bien la mayoría de los favoritos entrarán en escena el jueves y viernes, los espectadores han podido fotografiar y saludar a algunos de los competidores de la categoría de quads. Entre ellos, Marcos Patronelli, el ganador de 2010, que hacía gala de modestia y discreción al referirse a sus opciones de victoria: “En esta ocasión vengo sin mi hermano pero no estoy solo, pues tengo a mi hermana y a todo el equipo. Vengo dispuesto a hacer un buen Dakar, y a disfrutar de una carrera que sin duda será abierta: creo que hay 7 u 8 pilotos de quads capaces de competir por el título”. De aquí al sábado, día en que los pilotos saltarán a las pistas, los “limeños” tendrán la ocasión de cruzarse con los polacos Rafal Sonik y Lukasz Laskawiec, que forman parte de la lista de Patronelli. En la categoría de dos ruedas, el principal rival de Cyril Despres, Helder Rodrigues, debería suscitar el interés de los comentaristas. El portugués corre no obstante el riesgo de ser desplazado por Robby Gordon, cuyo Hummer ya ha dado muestras de un excelente estado en las verificaciones.


El presidente peruano inaugura el Village Dakar.

Tuvo el honor de celebrar la victoria de Stéphane Peterhansel el año pasado en la Plaza de Armas de Lima. Sin embargo, este miércoles el reencuentro del presidente peruano en la zona técnica con el diez veces campeón de la prueba ha tenido un sabor totalmente distinto, en la medida en que Perú acoge por primera vez la salida de la prueba. Bajo los vítores de “¡Arriba Perú!” dirigidos a los pilotos peruanos, el jefe de Estado cortaba la cinta rojiblanca del Village Dakar 2013, inaugurando así oficialmente la prueba en compañía de los pilotos nacionales. “Espero que los pilotos peruanos puedan demostrar su competitividad, saber hacer y velocidad”. Ollanta Humbala ha destacado, como no podía ser de otra forma, el honor que supone para el país acoger siete jornadas de la prueba, y ha querido ir más allá manifestando que “(su) país lo tiene todo para mostrar al mundo la variedad de sus terrenos, como el continente africano”. Tras subrayar las repercusiones económicas de la prueba, el presidente, prendado de la competición de coches, ha tomado asiento en varios habitáculos, entre ellos el de los equipos López-Young- (n°394) y Ferrand-Ferrand (n°357), así como el Mini de Peterhansel. Parece que al presidente peruano también le gusta el aroma a victoria...


Claudio, encargado de abrir la pista muy a su pesar.

¿Novato ? ¿Aprendiz? Claudio Cavigliasso no responde a ningún calificativo. Sabe muy bien lo que supone participar en el Dakar por primera vez y que lo que le espera no es poco. Trata con todo de no desvelar sus emociones. Esta mañana era uno de los primeros en llegar a las verificaciones: “Sí, estoy nervioso”, confesaba, “pero voy a tratar de disfrutar de la experiencia.” A continuación describía la estrategia soñada de todo principiante: “Me gustaría llegar antes de la noche. Porque afrontar las dunas de noche…”. Agricultor e importante exportador de aceite, este robusto argentino llega con un nerviosismo que no decide no ocultar transcurridos unos minutos: “Lo que más me preocupa es que me toca abrir la pista, puesto que la especial del primer día comienza con los quads, ¡y soy el último de la lista!”. Asesorado por compatriotas que ya han vivido la experiencia del Dakar, Claudio dice haberse quedado con lo mejor de todos los consejos recibidos. No es de extrañar que el portador del dorsal número 290 tenga la atención puesta en los 13 kilómetros de la primera especial. Nada mal para comenzar...


Sugawara: David contra Goliat.

Como cada año, los japoneses del equipo Hino Sugawara se cuentan entre los primeros en presentarse a las verificaciones. Se trata de un ritual tan rodado como la ceremonia del té para el equipo de los “pequeños” camiones, 6 toneladas por 450 caballos, frente a las 8,5 toneladas por cada 1.000 del Iveco de Gerard De Rooy. Un diferencial de potencia que sin embargo no parece frenar la ambición de los japoneses.

¡Eterno Yoshimasa!... En medio de tanto competidor sudamericano, el equipo Hino Sugawara no pasa inadvertido, y mucho menos su emblemático líder, Yoshimasa Sugawara, de 71 años, con 30 Dakares a sus espaldas, plusmarquista en lo que respecta al número de llegadas consecutivas en la categoría de camiones con 19 de 20. “Como imaginarán, el Dakar es su vida”, declara su hijo Tehurito. “Piensa a diario en lo que puede aportar para darle mayor competitividad a nuestros camiones, incluso cuando está compitiendo…” Por ello, no sorprende que sea él quien estrena este año el nuevo camión del equipo. “Motor, engranaje, suspensión, frenos…, todo es nuevo, pero no hemos tenido tiempo para probarlo… Por eso hemos decidido dejárselo a mi padre, que gracias a su inmensa experiencia podrá garantizar su desarrollo y llevar el camión hasta la meta.”

Teruhito, por su parte, se sentará al volante del 2º camión del equipo, el camión con el que alcanzó la tercera victoria en la categoría de menos de 10 litros en 2012, aunque en esta ocasión compite con una versión actualizada y mejorada con la que espera firmar una buena actuación… “En algunas etapas de 2012, como bien saben, competíamos con pesos pesados como los MAN, Tatras, y a veces incluso los Ivecos. Ahora bien, como el recorrido de 2013 incluye una dosis importante de dunas desde las primeras especiales, lo cual es bueno para nosotros, esperamos terminar en el Top 10. Por lo menos en el Top 10… Lo importante es terminar con buena nota antes de pasar a un nuevo camión el año próximo, en este caso propulsado por motores de 91 y no de 71 como ahora.”


Gesina Pol, regreso programado.

Si bien las filas de las verificaciones administrativas tienen en esta primera jornada un sabor claramente sudamericano, lo cierto es que Gesina Pol, motorista holandesa, se siente como pez en el agua. Tras cinco incursiones en el Dakar, 4 de ellas culminadas con éxito, Pol no compite en las pistas desde 2011 pero sigue activa en el mundo del rally raid. Jefa de equipo adjunta de la casa HRC Honda, se ha desplazado hasta Lima este miércoles para activar los trámites del equipo de asistencia: “Se trata de una estructura muy amplia con multitud de técnicos y mecánicos japoneses. Como conozco el circuito, prefiero estar aquí para agilizar los trámites.” Tras participar en las ediciones de 2006, 2007 y 2009, en la que se impuso en la categoría femenina de motos, Pol volvió a inscribirse en 2010 (si bien se vio obligada a abandonar) y 2011 (66ª). Cuenta por tanto con una dilatada experiencia que sin duda podrá resultar de gran ayuda a uno de los favoritos de esta 35ª edición: Helder Rodrigues, presente en el podio durante las últimas dos ediciones por detrás del dúo Despres-Coma. Ahora bien, también deberá asistir a Javier Pizzolito, el enérgico argentino (27º en 2011), y la leyenda de las bajas de EE.UU. Johnny Campbell. Sin embargo, Gesina Pol también piensa en sí misma: “Trabajo para volver al Dakar. En buenas condiciones de preparación y participación, eso sí. La idea es poder encadenar dos Dakares seguidos y estar arriba”.


Coches: una batalla entre dos mundos…

Si bien Peterhansel, Roma y Holowczyc afrontan esta 35ª edición del rally con la firme intención de confirmar el dominio de los Mini, lo cierto es que las amenazas podrían surgir de cualquier parte en la carretera hacia Santiago. El nuevo reglamento aplicable a la categoría de coches podría invitar a los vehículos con tracción a dos ruedas en la lucha por el título, un dominio exclusivo de los 4x4 desde hace 12 años.

En el Dakar, la historia de la categoría de coches está marcada por ciclos de dominio. Peugeot y Citroën se coronaron en los años 80, para pasar después el testigo a Mitsubishi, y posteriormente a Volkswagen, que también saborearon las mieles del éxito protagonizando podios monocolor en la meta. Con su primera victoria el año pasado de la mano de Stéphane Peterhansel, respaldada por el segundo puesto de Nani Roma, la escudería Mini, concebida y desarrollada por el equipo X-Raid, parece anunciar una nueva edad de oro. Sin embargo, nada impide que esta casa recién laureada sufra un revés entre Lima y Santiago. Con todo, Stéphane Peterhansel, poseedor de diez títulos, se presenta de nuevo como el gran favorito de la carrera, aupado por la competitividad de sus compañeros de filas, ya sea Nani Roma o Krzysztof Holowczyc, que a priori sitúan en una posición muy favorable al equipo alemán.

Pese a ello, no deben descartarse las sorpresas en la clasificación, máxime a razón de la adopción del nuevo reglamento, que limita las modificaciones realizadas en los motores de serie desarrollados para la carrera. Desde el año pasado, el equipo Toyota se anticipó al cambio diseñando una pick-up que respondía a las exigencias de 2013. Y no olvidemos que en su día Giniel De Villiers ya logró encaramarse a lo alto del podio. Entre tanto, el vencedor del Dakar 2009 ha cultivado la discreción que le caracteriza evitando todos los terrenos de confrontación con sus rivales, si bien ha dedicado el año a pulir un Hilux que debería sacarle los colores a los Mini. Por detrás del sudafricano, habrá que seguir de cerca otro Toyota puntero, concretamente el pilotado por el argentino Lucio Álvarez, 5º el año pasado y posiblemente capaz de ganar posiciones si la nueva situación técnica le es verdaderamente favorable.

Una de las posibles implicaciones del nuevo reglamento de 2013 es que los vehículos de tracción a dos ruedas planten cara a los 4x4. Al autorizar una ligera ampliación de las bridas de admisión del aire en el motor, el nuevo reglamento da un “plus” de potencia a los buggies, que tienen además derecho a utilizar, contrariamente a lo que ocurre con los 4x4, sistemas de inflado y desinflado automáticos para abordar las dunas. Esto explica las ambiciones renovadas de los pilotos de buggies. Sobre todo de dos ex ganadores como Nasser Al-Attiyah y Carlos Sainz, unidos como en la época de VW, pero en esta ocasión en el seno de un equipo patrocinado por el Qatar y RedBull. La situación también podría beneficiar a Robby Gordon, que retó a los Mini en 2012 antes de su descalificación, y cuyo Hummer promete dar mucho de que hablar. Y de cara al espectáculo y a la lucha, no debemos olvidarnos de la figura de Guerlain Chicherit, que vuelve al rally al volante de un buggy de la casa Philippe Gache, diseñado también para pelear por lo más alto. Sea como fuere, aunque no logren destronar a los Mini y Toyota, todo apunta a que los coches con tracción a dos ruedas librarán una dura batalla en esta categoría. Ojo también al Trophy Truck de Eric Vigouroux, el “Juke” de Christian Lavieille y los buggies MD Rallye de Pascale Thomasse y Régis Delahaye.


Protagonismo latino.

Las puertas de acceso a las verificaciones se han abierto de acuerdo con el horario previsto, las 10h00, en la Magdalena, donde el parque de espera sigue recibiendo nuevos visitantes. En esta primera jornada de recepción de pilotos y vehículos, se ha convocado fundamentalmente a los pilotos sudamericanos. Este año, los competidores procedentes de los tres países anfitriones del rally representan una cuarta parte de los vehículos inscritos, siendo Argentina el país de mayor representación con 70 pilotos, ocupando así el segundo puesto en la clasificación de naciones participantes por detrás de Francia. Durante la jornada de hoy, serán aproximadamente 170 los vehículos que se someterán a los minuciosos controles de los comisarios de la carrera. Entre ellos, el del brasileño Guillerme Spinelli, que estrena un nuevo formato de Mitsubishi 4x4, la novata Gabriela Gardulski, segunda piloto femenina inscrita este año junto con la catalana Laia Sanz, así como el de Marcos Patronelli, que tratará de dominar la categoría de quads tras las dos victorias cosechadas por su hermano Alejandro en las ediciones de 2011 y 2012.


Todo comienza en Lima.

El Río Imperial llegó a Lima para desembarcar 700 vehículos de competencia, asistencia, organización y prensa hace más de dos semanas. Las barreras alrededor del parque donde se han mantenido los vehículos se abrieron el martes 31 de diciembre a las 10.00 horas para recibir a los competidores (principalmente europeos) cuyos vehículos viajaron en el barco. Los primeros en cruzar la línea de meta el año pasado, Cyril Despres y Stéphane Peterhansel, fueron también los primeros en llegar a la cita en el puerto de El Callao, fueron allí directamente desde el aeropuerto. Los dos campeones, respaldados por dos equipos totalmente estructurados para el rally, decidieron presentarse personalmente para hacer base con los motorhomes donde pasarán las noches. Al igual que todos los competidores, a los campeones del 2012 les tomó un poco menos de una hora pasar por los trámites aduaneros, y luego buscar sus vehículos en el puerto para finalmente subirse a las butacas. A pesar de las celebraciones en vísperas de Año Nuevo, el día después fue muy atareado para los equipos del Dakar, que para el mediodía ya habían puesto la mitad de los vehículos a disposición de los conductores/pilotos.

Los peruanos, obviamente, han tenido un viaje más corto, pero el peso de la historia se hace sentir. Bruno Chichizola, en su primera participación en el rally, alista la moto que va a presentar a las autoridades de la carrera de mañana, casi en un estado de pánico: "Estoy corriendo por todo el lugar. Todavía tengo que ajustar las antenas, por ejemplo. La gente me habla sobre el Village de Magdalena, pero no he tenido tiempo de ir allí todavía. Tengo alojamiento en Surco y puedo sentir todo lo que está en preparación. De hecho, se trata de una doble presión: mi primer Dakar y para colmo que comienza en mi país, en medio de este entusiasmo increíble". El piloto de Quad Enrique Humbert tiene sentimientos similares: "Estoy cada vez más y más nervioso. Hay muchos detalles de último momento que debemos ordenar y resolver, y todo el mundo a mi alrededor está hablando del Dakar todo el tiempo: mis amigos, mi familia, asimismo la televisión y los medios en general. Se siente la presión del evento, con gente que escribe lo que uno va diciendo".

En la costanera junto a la playa de Magdalena, el Parque de Espera se va llenando y está empezando a sentirse como un vivac. El ambiente es creado por las herramientas, el polvo, y la gente gritando. Michel Boucou, piloto francés de camión, hace algunos ajustes mecánicos: "Estamos ajustando algunas cosas", dice con una sonrisa en su cara, apoyada en el volante de su Kerax amarillo. Sólo un poco más adelante, hay una buena colección de quads del equipo Can Am Chile. El mecánico español y excompetidor en la categoría Carlos Avendaño echa una mirada orgullosa sobre ellos: "Estamos listos. Llegamos por la ruta el día antes de ayer. Somos los primeros en pasar por las verificaciones mañana a las 10 horas, y no lo podemos echar a perder ".


Magdalena: dos meses para verse bien.

Dos meses y medio de trabajo para cuatro días de locura... Cuando se presenten para las verificaciones, los competidores probablemente no podrán dar crédito que solo tres meses atrás el sitio en Magdalena era un terreno baldío cubierto de enormes rocas, hoyos y lomadas; ahora es la escena de imponentes estructuras dispuestas para dar forma al área de verificaciones administrativas y técnicas. Para lograr este pequeño milagro no menos de 1.500 trabajadores, ayudados por maquinaria específica, trabajaron durante dos meses y medio para lograr que el sitio de 20 hectáreas luciera según el propósito. En total, más de 100 toneladas de rocas se movieron en el lugar y 150 toneladas de rocas se utilizaron para rellenar el lugar, además de que se desparramaron en el sector 300 toneladas de tierra.

Fue un esfuerzo titánico, pero solo el primer paso, porque luego fue necesario instalar las estructuras; 4.000 metros cuadrados cubiertos por 12.000 metros cuadrados de telas blancas, más 1.500 metros cuadrados del “Villlage Dakar”. En términos de personal, la actividad será desarrollada por 250 personas a lo largo de los 4 días para asegurar una correcta operación técnica del lugar y hacer que los competidores tengan la mejor experiencia posible durante las verificaciones obligatorias. Como todo el mundo sabe, mientras el rally comienza en el podio de largada, es en el ajetreo y el bullicio de las verificaciones donde el Dakar realmente se inicia.





Más información: www.dakar.com


Fuente: www.dakar.com.
Enero 2013.















Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000