VISCOSIDAD Y CAMBIOS


Hola de nuevo, como os va, esta vez y para terminar de momento con el tema del aceite, que ya seguiremos más adelante con el cambio de marchas, los diferenciales, y las juntas homocinéticas, (las bolas de los Land Rover) vamos a ver un poco de teoría que tampoco viene mal de vez en cuando.

La eterna pregunta ¿qué aceite le pongo a mi coche?, ¿cuándo debo cambiar el aceite?

Bueno voy a intentar ayudaros un poco, para empezar conozcamos un poco más al aceite, que suele ser de tres tipos, MINERAL, SINTETICO, y VEGETAL, este último no se emplea actualmente en automoción, aunque no hace tanto era empleado, el de ricino, sobre todo en competición, aunque con la llegada y popularización de los sintéticos su uso ya no es corriente, nosotros habitualmente emplearemos el mineral, aunque puro no seria un buen aliado pues se solidifica a una temperatura relativamente alta, es demasiado denso en invierno, y muy fluido en verano y se quema por encima de los 230º C. Pero no os asustéis todavía, pues la química es nuestro aliado y los aceites que usamos hoy en día llevan aditivos químicos que evitan estos inconvenientes y incluso mejoran sustancialmente el comportamiento del aceite.
Debéis de saber que la función del aceite dentro del motor no se limita a estar hay para que podamos comprobar el nivel con la varilla, sino que cumple con la vital misión de lubricar las partes móviles del motor, refrigerar las partes menos accesibles, y garantizar la estanqueidad de los cilindros, así como evitar oxidaciones y mantener limpio el interior de nuestro motor.

Dicho lo cual, y para defenderse, el aceite cuenta con una serie de propiedades:

- LA VISCOSIDAD, es una de ellas y sirve para evitar el contacto entre las partes móviles del motor y asegurar la estanqueidad entre los cilindros y los pistones, así como su correcta refrigeración. Un aceite demasiado viscoso, impediría el paso de los gases de explosión en los cilindros, pero entorpecería el movimiento de las partes móviles. Así un aceite muy fluido, no conseguiría mantener separadas las partes móviles, ocasionando su desgaste además el aceite no lubricará correctamente los segmentos del pistón ni las paredes del cilindro, pudiendo ocasionar su gripage. La viscosidad que debemos utilizar depende directamente del clima y la utilización que demos al coche, no es lo mismo circular por España que por las estepas Rusas. Así como utilizar el coche para dar paseos, o ir al trabajo, que participar en el Dakar.
Visto lo visto, la viscosidad de un buen aceite debe variar lo menos posible con la  temperatura, debe ser capaz de arrancar con temperaturas bajo cero, y lubricar perfectamente a altas temperaturas, aunque la temperatura de trabajo normal del aceite en el carter suele ser de unos 80º C. Pues a esta temperatura se evapora la humedad formada durante la combustión, aunque en otras partes del motor la temperatura alcanzada es mucho mayor, en el interior de los cilindros se pueden llegar hasta los 230º C. o incluso más si circulamos con el acelerador a fondo. Naturalmente todos los aceites pierden viscosidad al aumentar la temperatura, pero algunos lo hacen con mayor rapidez que otros, esta variación de viscosidad recibe el nombre de índice de viscosidad, cuanto menos se modifique esta con la variación de la temperatura, mayor será el índice.
La viscosidad del aceite se identifica por su grado SAE ( sociedad Americana de Ingenieros de Automoción) así los números SAE 20, 30, 40, 50 indican que la viscosidad del aceite se mantiene dentro de unos limites determinados a 99º C. los números SAE 5W, 10W, 20W indican lo mismo pero a 18º C. estos números no especifican más que la viscosidad, cuanto menor sea el numero SAE más fluido será el aceite. El aceite multigrado es un lubricante que tiene un índice de viscosidad elevado, es decir, que su viscosidad se altera poco por acción de la temperatura. La principal ventaja de su uso es que facilita el arranque en invierno.

- REDUCCIÓN DE LA CORROSIÓN, en el interior de los cilindros y tras la explosión de la mezcla aire, combustible, se produce una deflagración  que produce ácidos que atacan las paredes del cilindro que suelen ser de hierro fundido y aquí es cuando entra en juego el aceite, si es ligeramente alcalino será capaz de neutralizar estos ácidos, tal neutralización se facilita con el empleo de un aceite fluido, que circula con rapidez aun estando frió, ya que en esta circunstancia se produce la mayor concentración de ácidos procedentes de la combustión.


- DETERGENTES Y DISPERSANTES, no, no valen el colón, ni el ariel, se trata de unos aditivos que se encargan de mantener diluidos y en suspensión los residuos procedentes de la ya nombrada, explosión en los cilindros, tras esta se producen residuos ácidos, en forma de alquitranes, materias carbonizadas, restos de combustible sin quemar que si no fueran neutralizados y dispersados formarían una capa como de barro en el interior del carter, en el circuito de lubricación, incluso entre los segmentos del pistón, llegando incluso a provocar su agarrotamiento. Estos aditivos se encargan pues, de mantener a raya estos residuos, siempre y cuando sean lo suficientemente pequeños, prácticamente moleculares.
 
Estos son en forma general los principales componentes de los aceites actuales, veamos ahora cuando debemos CAMBIAR EL ACEITE.

Conociendo un poco más al aceite como lo conocemos ahora, podemos juzgar lo importante de efectuar los cambios de aceite con la debida periodicidad, no conviene en ningún caso superar los periodos establecidos por el fabricante del vehículo, pues los agentes detergentes-dispersantes principalmente se encuentran en pequeñas cantidades y se consumen con rapidez,  pero si queremos mimar el coche, más que ponerle un aceite caro y generalmente más apropiado para usos competitivos que para uso cotidiano, podemos cambiar el aceite más a menudo, una buena norma puede ser cada cincomil kilómetros, o cada seis meses como máximo, por supuesto cambio sí cambio no, el filtro.

Un ultimo consejo, comprar aceite multigrado, de marca reconocida, ojo hay para gasolina y para diesel, (norma CCMC G1, G2 para gasolina, o CCMC D3, D2 para diesel, también norma API SE, o SF, gasolina y API CD diesel) depende de los aditivos, lo suele indicar en la lata,  hacer los cambios lo más asiduamente que os sea posible, un buen aceite no tiene por que ser el más caro. Tened en cuenta, el clima en vuestra zona, la utilización del coche y el motor que lleváis bajo el capo.




 
Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000