MONTAJE DE UN INTERCOOLER EN TOYOTA LJ-70.

Antes de comenzar, deberíamos saber que el intercooler es básicamente un radiador colocado entre el turbocompresor y la entrada de admisión del vehículo, y cuya misión es enfriar el aire procedente del turbo. Se basa en leyes físicas que, resumiendo, se reducen en que el aire frío tiene más contenido en oxígeno que el aire caliente, con el consiguiente aumento de poder energético en el interior de los cilindros. Ya tenemos pues la excusa perfecta para montar un intercooler en nuestro coche.

Lo primero es buscar un radiador que nos sirva para este propósito; no nos sirve cualquiera, puesto que los radiadores de agua, por ejemplo, tienen las celdillas mucho mas finas que las de un radiador de intercooler. Así pues debemos buscar uno específico para tal menester. Hay diversas marcas que se dedican a fabricar este tipo de radiadores y a montarlos, ni que decir tiene que el rendimiento de este tipo de intercoolers es mas que satisfactorio, llegando incluso a montarlos para competiciones, véase TR-2, Booster-cooler, y algunas más. Pero para la vida cotidiana y para un uso amateur de nuestro 4x4, no necesitamos tal aumento de potencia, entre otras cosas porque disminuye la vida de nuestro motor, así que lo ideal es buscar un intercooler de algún vehículo siniestrado y adaptarlo a nuestras necesidades. En mi caso, opté por conseguir uno de Mitsubishi Montero 2.5 (más que nada por la similitud de motor con mi vehículo), el cual conseguí por 60€.

La primera complicación nos surge a la hora de buscar el lugar idóneo donde colocarlo, debido a lo apretado del compartimento motor. Básicamente tenía dos posibilidades, una era colocarlo delante de los radiadores de agua y aire acondicionado, pero como tengo previsto montarle un radiador de aceite y un par de electroventiladores, no me iba a quedar espacio físico donde montarlo todo, además de que la longitud de tubos necesaria para llevar hasta el radiador era considerable y de que no hay demasiado espacio para pasar los tubos desde el motor hasta la parrilla. El otro sitio donde me cabía era encima del motor, en posición horizontal, aunque en esta postura, no me cerraba el capó motor, pero como tenía en casa una toma de aire procedente de un Patrol GR (las venden sueltas) pues hablé con el chapista y me dijo que sin problemas, que el me cortaba el capó motor y me suplementaba lo que hiciera falta para adaptar la toma y dejarla igualada con el resto de capó, así que decidí que ésta era la mejor postura.

Ahora nos encontramos que la posición que lleva dicho intercooler en el Montero, no es la más adecuada para el Toyota, ya que en el Mitsubishi la toma de admisión va a la derecha del vehículo y en el LJ70 va a la izquierda. Pues nada, a cambiar se ha dicho; lo primero es quitarle todo lo sobrante al intercooler del Montero, así que dejamos el radiador sin carcasas y sin los soportes (no tirar nada, usaremos dichos soportes para fabricarnos los nuestros), y recolocamos el ventilador, porque si lo dejamos en la posición que trae no nos entra. Lo soltamos de sus tornillos y lo colocamos lo más pegado posible a la parte delantera del intercooler (lo que antes era la parte trasera, que nosotros le hemos dado la vuelta). Para ello tendremos que hacer un par de taladros para poder atornillar el ventilador. Una vez hecho esto, hay que ponerse a inventar para fabricarnos los soportes; situamos el radiador sobre el motor en la posición en la que vamos a colocarlo y buscamos posibles anclajes.

Uno lo tenemos en un tornillo que lleva el Toyota que además no sujeta nada, es decir ese tornillo lo más posible que esté para colocar ahí algo en otro tipo de motores (si nos fijamos nuestros coches llevan multitud de taladros con rosca por todas partes para colocarle accesorios), dicho tornillo lo tenemos en la parte derecha del coche, aproximadamente enfrente del turbo. Para dicho soporte cortaremos un trozo de pletina y le damos forma para que atornille en el intercooler y en dicho tornillo.

Otro soporte también de la parte trasera del intercooler lo podemos coger de un tornillo que sujeta el grifo de apertura y cierre de la calefacción. Para cogerlo desde aquí necesitaremos un trozo de pletina un poco largo al que daremos forma hasta que atornille bien sin forzar.

El tercer soporte, lo podemos coger de uno de los tornillos que sujeta la carcasa del ventilador, aunque tengamos que hacer malabarismos para darle la forma a la pletina. El último soporte lo cogeremos de uno de los agujeros que lleva la carcasa del ventilador en el otro lado. Para todos estos soportes, lo ideal es sustituir los tornillos que hemos usado por otros de mayor longitud, para así asegurarnos de que enroscan lo suficiente como para sujetar bien el radiador sin que se nos mueva. Es importante también usar en cada uno de los soportes aislantes de goma, tipo silent-blocks debido a que la instalación eléctrica para el accionamiento del electroventilador cierra por masa, y si toca alguna parte metálica, el ventilador estará siempre accionado.

Pasamos a la instalación eléctrica. El intercooler que montamos, ya trae un ventilador, que como hemos dicho, hemos cambiado de sitio para que nos entre bien el radiador en el poco espacio disponible. Los intercooler que se montan en el frontal del vehículo no precisan de instalación eléctrica, puesto que el mismo ventilador del radiador de agua es el que se encarga de refrigerar a todo el conjunto, pero al montarlo encima del motor, no disponemos de caudal de aire, por lo que debemos adoptarle una toma de aire en el capo motor y un electroventilador para cuando la temperatura sea excesiva. El radiador de Mitsubishi ya dispone de una sonda de temperatura y de un electroventilador, pero hay que prepararle la instalación para que el ventilador se accione cuando deba.

Comprobamos que la sonda funciona poniendo el polímetro con una patilla en cada cable de dicha sonda y colocándolo para que nos avise cuando haya continuidad (en algunos suena un pitido), entonces calentamos la sonda (desmontada) con un soldador por ejemplo, y cuando llegue a cierta temperatura se oirá un clic y el polímetro debe avisarnos de que hay continuidad. Así sabremos que la sonda funciona correctamente. Esta sonda no es más que un interruptor que usaremos para activar el relé que da paso a la corriente hacia el ventilador del intercooler. Yo recomiendo hacer pasar el cable de masa del relé por la sonda, ya que así, si hay algún cortocircuito, lo único que puede pasar es que se nos quede el ventilador conectado, y si la corriente del mismo la cogemos de un positivo bajo llave, pues al desconectar el contacto se parará el ventilador.

Así pues, cogemos la alimentación directa del relé de la batería, la de la bobina del relé de positivo bajo llave, la salida de corriente la llevamos hacia el ventilador y el otro cable del ventilador a masa, y la masa del relé la hacemos pasar por la sonda. Hemos de tener cuidado de aislar bien los soportes del intercooler con los silent-blocks de goma, porque si hacen masa con la carrocería del vehículo se nos conectará el ventilador.

Una vez colocado todo viene la parte más difícil, buscar los tubos adecuados. Lo más complicado nos viene al comprobar que el intercooler, el turbo y la admisión tienen diámetros diferentes, así pues, yo recomiendo irse a una tienda de repuestos diversos con las medidas y que el dependiente se ponga a buscar los tubos adecuados por el almacén. Da igual la longitud, luego ya nos encargaremos nosotros de cortar por lo sano.

Lo ideal es montar manguitos de silicona de esos azules, debido a que son fácilmente maleables y le podemos dar las curvas que queramos, pero es bastante difícil localizarlos y suelen ser bastante caros. En mi caso, he usado una mezcla de tuberías del mismo intercooler original, manguito flexible comprado en una tienda de repuestos y un trozo que hace de reducción encontrado también de casualidad en una tienda de recambios. Para empezar a colocar los tubos es necesario hacer ciertas modificaciones en las tomas de admisión originales del coche.

Tenemos la que sale del turbocompresor que primero tiene un trozo de goma, luego un trozo metálico y luego otro trozo de goma que conecta con la pipa de admisión del motor, pues hay que desmontarla y buscarnos un trozo de manguito de la misma medida del que sale del turbo pero que tenga un poco de curva, para así desalinear la toma metálica de la admisión, ya que hemos de pasar dicha toma por el intercooler. El trozo metálico que tenemos, tiene un respiradero procedente de la tapa de balancines que debemos doblar para que no nos moleste mas tarde, para dicho respiradero también tenemos que buscar un trozo de manguito aunque mucho más fino.

Usaremos manguito flexible de 50 mm de diámetro para unir la toma metálica con la entrada del intercooler. Para ello, debemos tener en cuenta que tienen diferentes medidas, en mi caso lo he solucionado metiendo el manguito a presión y usando aceite para que entrase bien en la tubería metálica y en el intercooler que es algo más estrecha, le puse primero un trozo de manguito que encajaba justo y encima de dicho manguito puse el otro flexible. Tras todo esto hay que comprobar que no existe ninguna fuga y que las abrazaderas están apretadas fuertemente y no dejaran que se escape dicho manguito.

Ahora viene la parte más difícil, unir la entrada de admisión con la salida del intercooler. He tenido suerte de encontrar un trozo de manguito que era por un lado de un poco mas de 62 mm (la admisión del Toyota es de 62 mm) y por el otro lado de algo menos de 50 mm, justo como el radiador, así que usando la técnica de ir cortando y probando, uní un trozo de manguito original del coche con forma de curva y el manguito este encontrado con un tubo interior y todo de forma que quedara justo, con lo que ya dejaba montado el intercooler.

Después de todo esto ya sólo nos queda ajustar la bomba de gasoil y el turbo a las necesidades requeridas, teniendo en cuenta que ahora el aire debe recorrer bastante más espacio y a su vez se encuentra con más resistencia. Incluyo unas fotos del antes y del después del montaje.


Jose Castillo.





























ANTES







DESPUÉS





 


 
Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000