SEMANA SANTA Y ATASCOS

5 grandes problemas y sus soluciones.

El motor se recalienta, el embrague sufre, se descarga la batería, consumes combustible y… tus nervios saltan.


En Semana Santa los atascos se multiplican, tanto en la operación salida y retorno como en las propias ciudades de destino, donde las tradicionales procesiones suelen cortar el tráfico de algunas calles, para desesperación de los conductores… y fatiga de los coches. Desde Autocasion.com te contamos el particular vía crucis que ha de padecer tu coche cuando está en un atasco y te damos algunos consejos para hacerte más llevaderos esos momentos de “pasión”.

1.- La temperatura: Puede resultar paradójico que, cuando menos esfuerzo le estamos pidiendo al coche, más se caliente, pero es así. Con el motor encendido y el coche parado, no circula aire por el vano motor. Como el aire caliente tiende a ascender, pero tenemos el capó que le impide hacerlo, la temperatura en la parte alta del motor sube drásticamente. El electroventilador se pondrá en marcha casi continuamente para evitar el calentón, pero estaremos forzando la situación.
Consejo de Autocasion.com: Apaga el motor nada más llegar a la retención. Ahorrarás mucho combustible y muchos problemas. Si es de noche, apaga las luces de cruce y pon las de posición si estás en medio del atasco. Así tampoco agotarás la batería. Si el atasco es muy grave y pasas más de 20 minutos parado, enciende el motor durante 5 minutos para recargar la batería y mantener el habitáculo caldeado.

2.- El embrague: Estar continuamente metiendo primera para avanzar unos pocos metros, volver a parar, etc.,  acaba con la paciencia y con la pierna del conductor. Al final, uno se queda todo el tiempo con el embrague pisado y la primera metida. Error: muchas de las piezas del embrague sufren en esa situación. Además, si tienes la primera metida y se te resbala el pie, puedes darle un golpe al coche de delante.
Consejo de Autocasion.com: En cuanto no necesites que el motor siga moviendo el coche, pon punto muerto y suelta el embrague. Procura estar el menor tiempo posible con el embrague pisado. En los automáticos, salvo los DSG del grupo VW, conviene también mover la palanca selectora hacia la N.

3.- Motores de arranque y baterías:
Si hacemos trabajar en exceso el motor de arranque durante el atasco, es fácil acabar con la batería del coche. La radio no consume demasiada energía, pero las luces de cruce, la luneta térmica, los elevalunas y el ventilador de la climatización, sí.
Consejo de Autocasion.com: Apaga todo lo que no sea imprescindible durante el atasco, así garantizarás tener siempre la batería lista para poner en marcha de nuevo el coche.

4.- Consumo de combustible:
Aunque apagues el motor mientras estés detenido, evites usar consumidores eléctricos o hagas una conducción suave, en un atasco el consumo se dispara. El momento de máximo gasto es justo cuando iniciamos la marcha, algo que estamos repitiendo constantemente en una retención.
Consejo de Autocasion.com: El único consejo es que, si puedes, apagues el motor mientras la retención es total.

5.- Los nervios: Circulando, el conductor y el coche forman un único elemento: las acciones y problemas de uno repercuten en el otro y viceversa. En un atasco, el conductor está sometido a una situación de estrés importante, sobre todo si viaja con familia y con niños pequeños. Los nervios nos vuelven irascibles y nos hacen bajar la guardia frente a algunos peligros y crear otros.
Consejo de Autocasion.com: Evita cambiar de carril constantemente. Estar zigzagueando en medio de un atasco provoca una situación de riesgo. Además, es probable que dejes el coche atravesado ocupando dos carriles si no te da tiempo a terminar la maniobra. Estás en un atasco: asúmelo y trata de llevarlo lo mejor posible. Pon buena música; habla con los que están en el coche, lo mismo es una buena ocasión para las confidencias.




Autocasion.com / Irene González.
Marzo 2013.
Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000