COMO EVITAR AVERÍAS EN EL TURBO

Un turbo bien cuidado puede ahorrarte hasta 1.000 euros: sus averías son muy caras, pero un correcto mantenimiento puede alargar su vida en muchos kilómetros. Autocasion.com te da los trucos para conservar este elemento de la mecánica y así evitar (en la medida de lo posible) el paso por el taller.

Bien mantenido, un turbo suele superar sin problemas los 250.000 km. Pero, si no se cuida lo suficiente, con 1.000 km ya podrías estar visitando el taller y enfrentándote a una avería muy cara. Autocasion.com te da algunos trucos para alargar la vida de este elemento mecánico:

· Usa aceites de calidad. La diferencia entre el precio de una lata de aceite “bueno” y otra de marca desconocida puede suponer unos 50 euros cada 10.000 o 20.000 kilómetros. Si una avería te obliga a poner un turbo nuevo en tu coche, pagarás el equivalente a 20 latas de aceite “caro”… y con ellas habrías realizado unos 300.000 km sin problemas.

· Al arrancar, busca el calor. Espera a que suba la temperatura antes de acelerar demasiado: desde que se enciende el motor hasta que el turbo está correctamente lubricado pasan unos 4 minutos; el aceite adquiere la viscosidad adecuada en unos 10 minutos. Forzar la mecánica antes de que transcurra ese tiempo multiplica el desgaste de las piezas y acelera las averías.

· Al parar, refrigera. Si el aceite se carboniza por un exceso de temperatura, las partículas “lijarán” las piezas del turbo. Para evitarlo, no apagues de golpe el motor cuando pares en una gasolinera o a tomar un café; déjalo encendido un par de minutos y así el aceite mantendrá su fluidez.

· Revisa el estado de los manguitos. Echa un vistazo de vez en cuando a los manguitos de refrigeración y del turbo; vigila los roces, las grietas o las abrazaderas mal apretadas.

· Descarboniza el motor. Circula cada cierto tiempo en marchas cortas o pisa fuerte el acelerador en alguna rampa; con esto conservarás limpio el sistema de escape, el motor estará libre de carbonilla y ayudarás al mantenimiento de otros elementos, como la válvula EGR o el filtro antipartículas. También puedes ir a un taller especializado; te costará unos 100 euros limpiar y descarbonizar el motor.

· Para al “primer aviso”. Si notas un “silbido” excesivo, falta de potencia, ves un humo azulado o hay un consumo anormal de aceite, revisa el turbo en el taller. No esperes a que estos síntomas se agraven, ya que pueden estar señalando una holgura en el eje. Ten en cuenta que un eje desgastado acaba en rotura y, cuando esto sucede, destroza el motor por completo.





Autocasion.com / Irene González.
Agosto
2014.


Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000