EL DESIERTO DE LOS NIÑOS 2016


Una edición para recordar.

· 8 días de aventura en Marruecos.
· 149 participantes y 50 vehículos, de los cuales 20 eran Hyundai Tucson, Santa Fe o Grand Santa Fe.
· 2.223 km recorridos en Marruecos, de los cuales 462 fueron por pistas.
· 20 personas de organización.
· El camión de Aquarius transportaba más de 2 toneladas de material.
· Kumho entregó 1.000 placas fluorescentes para mejorar la visibilidad de los carros tirados por burros y caballos.
· El equipo de ópticos de la Fundación Alain Afflelou realizó casi 700 revisiones.


El punto de encuentro de la duodécima edición del Desierto de los Niños fue en el Puerto de Tarifa, lugar en el que se dieron cita las 149 personas y los 50 vehículos participantes para montar en el Ferry rumbo a Tánger, primera escala del viaje. La primera jornada, entre las localidades de Tánger y Beni Mellal, comenzaba con un briefing en el que la organización recordaba las normas del viaje y en el que los seis monitores infantiles “adelantaban” a los niños algunas de las actividades y juegos de los que disfrutarían durante su semana en Marruecos. El trayecto, que transitaba casi íntegramente por autopistas, discurrió sin incidencias.

La segunda etapa, con destino a Boumalne Dades, fue de las que los participantes recordarán durante mucho tiempo. Con los Hyundai Tucson de la organización a la cabeza, se rodó por pasos de más de 2.000 metros de altura, por carreteras peores que pistas (en algunos casos sin asfalto durante muchos kilómetros) con miles de curvas, o por subidas y bajadas impresionantes que hicieron las delicias de los conductores, mientras los acompañantes disfrutaban de unos paisajes colosales. Todo ello visitando, además, las espectaculares cascadas de Ouzoud y el puente natural de Demnate. Aunque lo mejor del día fue que la climatología respetó a la caravana, ya que unas horas después de pasar por el Alto Atlas cayó una intensa nevada que cortó el paso por la cordillera.

El tercer día llevaría a la caravana del Desierto de los Niños desde Boumalne Dades hasta el hotel Tombouctou de Merzouga. 300 km, de los cuales 140 se realizarían por una pista muy arenosa que lleva desde Fezzou hasta Rissani, para coger otra pista que llevaba hasta Merzouga. Mientras, en paralelo, la furgoneta Hyundai H1 de la Fundación Alain Afflelou rodaba por carretera para encontrarse con el camión de Aquarius y hacer la primera revisión visual del viaje en la pequeña aldea de Om Lahdej. El día transcurrió sin complicaciones hasta que, poco después del mediodía, los participantes se encontraron con una impresionante tormenta de arena, que ralentizó la marcha de los grupos, ya que en algunos momentos era imposible avanzar al no verse ni los morros de los coches. Una tormenta que para quienes vivían algo así por primera vez, resultó toda una experiencia.

Y ya por la tarde, el primer y único incidente importante del viaje, cuando una furgoneta turística golpeaba a alta velocidad a uno de los Tucson de la caravana, que estaba parado en un cruce. Gracias a los sistemas de seguridad del coche (saltaron los airbag laterales) todo quedó en un susto, mientras la impecable asistencia del RACE realizaba un excelente trabajo de repatriación del vehículo para traerlo a España.

La cuarta jornada del viaje, con inicio y final en Merzouga, fue de disfrute total para unos y de mucho trabajo para otros. Toda la caravana se desplazaba hasta la Asociación de Hassilabiad, donde los niños del viaje descargaban una parte del material que transportaba el camión (principalmente escolar, además de varias cajas de ropa y juguetes cedidos por Médicos del Mundo). Allí, además, se realizaba una segunda jornada de revisiones visuales, una larga jornada de trabajo que duraba hasta bien entrada la tarde y durante la que se realizaron 199 revisiones.

El resto de la caravana, una vez realizada la entrega de material, disfrutó de una divertida jornada de conducción en las dunas de Merzouga, donde los Hyundai Tucson sorprendieron por sus buenas cualidades moviéndose por la arena, como lo habían hecho ya en años anteriores sus hermanos mayores el Santa Fe y el Grand Santa Fe. Eso sí, el material de desatasco cedido por Euro4x4Parts a la organización, tuvo mucho trabajo en esta jornada ayudando a los conductores “novatos” a volver a terreno duro.

Quinta etapa con destino a Erfoud en las que unos grupos prefirieron disfrutar de la conducción por un río de arena, mientras otros volvieron a rodar una vez más por las dunas, aunque todos ellos con un destino intermedio común, que era la población de Merzane, donde se efectuaba una nueva entrega de material y los ópticos realizaban una nueva jornada de trabajo en la que se hicieron 185 revisiones.

Si en otras ediciones del Desierto de los Niños durante la sexta jornada los participantes disfrutan de pequeñas excursiones por los alrededores de Erfoud (lugar donde comienza y acaba el día), mientras la organización del viaje realiza diversos actos en escuelas y asociaciones, en esta ocasión nadie hizo las excursiones y toda la caravana dedicó la mañana a acompañar a los organizadores. Primero se visitó la guardería de Tamaarkite para poder comprobar en vivo cómo había quedado después de su completa restauración gracias a la gestión de ADN (Asociación Desierto Niños) y a la financiación de Proyecta Gestión. Luego se visitó la escuela para niños con discapacidad mental que ADN tiene en Erfoud, donde se descargaron del camión las 1.500 mochilas que una asociación local pidió para los niños de la zona, mochilas compradas por la empresa Audatex. La mañana finalizaba visitando una escuela situada en el palmeral de Erfoud, donde los ópticos de la Fundación Alain Afflelou realizaban la última revisión del año (241 personas).

Ya por la tarde se hacía la entrega en el centro de Erfoud de 1.000 paneles reflectantes para los carros tirados por burros y caballos de la zona. Estos paneles, cedidos por Kumho, servirán para mejorar la visibilidad de los carros por las noches, cuando sufren muchos accidentes al no llevar ninguna luz o elemento reflectante que les haga visibles para otros vehículos. Y cuando parece que empiezas a disfrutar del viaje, llega la jornada de regreso, entre Erfoud y Nador, donde se embarca de camino a Almería, punto final del viaje. Atrás quedan los 2.223 km realizados en Marruecos, las dos toneladas de material de todo tipo entregadas en escuelas y Asociaciones, las casi 700 revisiones realizadas por el equipo de la Fundación Alain Afflelou y, lo que es más importante, los cientos de vivencias de cada uno de los 149 componentes de la caravana del Desierto de los Niños. El año que viene más y mejor.

www.facebook.com/desiertodelosninos
@desierto_ninos
www.desiertoniños.es






El Desierto de los Niños.
Marzo 2016.












Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000