EURO4X4PARTS WEST TRANSÁFRICA 2012 - Nigeria y Camerún

29 de abril de 2012. Kribi

Esta mañana no ha llovido pero aún así me he levantado tarde. Como no podía ser de otra manera, he desayunado un bocadillo de tortilla con cebolla y espaguetis mojado en el café. Hemos aprovechado la mañana para conectarnos al wifi del hotel que funciona cuando quiere y luego nos hemos ido a comprar agua y comida para hacer un picnic en una playa más alejada pero Leo, Vicente y Emilio, al final se han rajado y se han quedado en el hotel por lo que me he ido con Mar y Paloma por el camino hacia Campo unos diez kms donde había unas playas muy bonitas en las que la selva llega prácticamente hasta la playa pero como está la pista, pues de la pista a la playa, que es poco, no hay demasiada vegetación y puedes meter el coche a la sombra. También había los típicos cocoteros de las fotos de playas paradisíacas. Gran baño, comida, siesta y regreso. Al ir, hemos parado para tomar una cerveza helada en el bar enfrente del hospital, da gusto allí, siempre está la bebida fría. Nos llamaba la atención que hoy domingo por la tarde veíamos muchos grupos de mujeres bien vestidas, sentadas de cháchara y con sus cervezas delante. Al llegar al hotel nos hemos encontrado con que al remolque se le ha caído una puerta, se han desoldado solas las bisagras y se ha caído, así que mañana tocará engancharlo y buscar un soldador.

Me he encontrado con Carlos, que no se ha ido todavía aunque todos los días dice que mañana se va, que ha estado un poco más lejos de donde hemos estado nosotros y que había un grupo de gente de distintos países que se han ido juntando a lo largo del viaje y ahora viajan juntos para ir a Sudáfrica y esta mañana han venido al hotel unos españoles, creo que matrimonio, que tienen un camión muy preparado y que van a estar dos años por África pero no he podido hablar con ellos, una pena.
Ya estamos cansados de estar aquí, se está genial pero necesitamos acción todos. Mañana nos iremos por el río para llegar a un campamento de pigmeos y dormir allí.

Charly Sinewan

Una de las cosas agradables de los viajes es encontrar a otros viajeros con los que compartir unas cervezas mientras se habla de viajes, anécdotas o se intercambian datos del viaje como  estado de pistas, fronteras mejores, etc.
En este caso, aquí en Kribi hemos encontrado un gran viajero que, además, también es madrileño y muy conocido en el mundo de las motos os dejo sus datos y os animo a seguir sus aventuras. Se llama Carlos pero es más conocido como Charly Sinewan.
Facebook: charly sinewan       
Página Facebook: el mundo en moto sinewan
Blog: sidewan.com
Otro blog en el que seguir su viaje actual: blogs.motofan.com/sinewan
Su moto es una BMW 850
Espero haber puesto bien sus datos. Me hubiera encantado haber estado más tiempo con él pero debía seguir viaje hacia Gabón pues no dispone de todos los días que le gustaría tener y se le acaban. Desde aquí le deseo que tenga un buen viaje y siga haciendo grandes aventuras.

Datos del viaje hasta hoy

Desde que salimos de Ouarzazate hemos recorrido 10.396 kms con un consumo de 1.290 l. de gasoil y atravesado once países. La media gastada es de casi trece litros a los cien lo que es un consumo bajo teniendo en cuenta que el coche va muy cargado y con la baca llena de cosas que ofrecen mucha resistencia.
El precio del gasoil por litro en los países que hemos cruzado son los siguientes:
Marruecos – 7,2 Dirham
Sahara – 5, 3 Dirham
Mauritania – 346 ouguiyas
Senegal – 798 Francos cefas (más de un euro)
Guinea Conakry – 9.500 Francos guineanos (en Kan kan  echamos 64 l. al coche y nos cobraron 608.000 francos, tardamos más en contar el dinero que en poner el combustible en el coche)
Costa de Marfil – 665 Francos cefas
Burkina Faso – 665 Francos cefas
Togo – 629 Francos cefas
Benín – 610 Francos cefas
Nigeria – 160 Nairas
Camerún – 563 Francos cameruneses


28 de abril de 2012. Kribi

Hoy hace ya dos meses que salimos de Ouarzazate, ha pasado rápido el tiempo pero todavía nos quedan otros tantos.
Hemos encontrado un sito cerca del hotel para desayunar que está genial, es un garito de los de aquí en el que te ponen un café con leche (leche condensada), una tortilla con algo de cebolla y tomate hecha al estilo de aquí, es decir, plana sin enrollar, por medio euro. He visto que también le echan espaguetis, así que mañana lo probaré. La gente es muy amable, estaba lleno y nos han hecho sitio. Es curioso que el chiringuito sólo abre por las mañanas. Enseguida vino un individuo a traernos cosas para vender, entre ellas una máscara que era muy bonita pero pedía el oro y el moro pero tras un gran regateo por parte de Paloma, se quedó en 8 euros que me parecía un precio adecuado, seguro que cuando Jordi la vea me dirá que es cara y seguramente que no es auténtica pero es un recuerdo de estos días que hemos pasado aquí y, además, sí que por lo menos parece auténtica.

El calor es agobiante, el día amaneció lloviendo y no paró hasta las nueve pero en cuanto sale el sol, el bochorno es horrible y por poco que hagas te pones a sudar a lo bestia.
Vino Carlos a buscarnos y Vicente, Paloma, Mar y yo nos fuimos con él a un cíber de un hotel que está al otro lado de la ciudad que no tiene a nadie, con aire acondicionado y que no te cobran si te tomas algo, me imagino que por ser blancos. Como es sábado, el ambiente era impresionante, el pueblo se había llenado de turismo interno, sobre todo de clase media alta procedente de Douala y Yaoundé, las playas, además de estar a rebosar de gente y niños estaban llenas de pescadores que hacían su labor con canoas y redes que se sujetaban con otros pescadores desde la playa e iban tirando poco a poco hasta sacar la red fuera con el pescado. Había una competición de artes marciales, había celebraciones de todo tipo y un ambiente festivo tremendamente agradable. Nos hubiera gustado pasear pero debíamos conectarnos en el cíber. La conexión para variar, muy lenta y no me permitía subir fotos al blog, pero se pudieron mirar opciones para solucionar el problema de los visados.

Por fin decidimos dejar el trabajo y nos fuimos a comer al mismo lugar en que cenamos aquí la primera noche y el pescado estaba igual de bueno y la tertulia, a base de anécdotas de viajes por parte de todos, fue muy amena. Por la tarde, Carlos y yo regresamos al hotel a conectarnos otra vez pero la conexión era peor y entre trabajar y charlar, se  nos hizo de noche allí. La sorpresa fue que nos dijeron que nos tenían que cobrar por conectarnos y Carlos que llevaba varios días yendo allí y nunca le habían dicho nada, lo comentó y no nos cobraron pero con la condición de que la próxima vez tendríamos que pagar. Por supuesto, el precio de la conexión es cinco veces más que en un cíber y las consumiciones también tres veces más que en cualquier lado pero por lo menos estaban frías de verdad.
La tensión del grupo va disminuyendo y parece que las cosas, despacio, vuelven a su ser y eso me alegra muchísimo. Me encontré con Luis y Jordi Fernández que habían pasado un día de pesca con canoas y me enseñaron unas fotos preciosas. Jordi, con el medicamento que le dijo Emilio, parece que se recupera bastante rápido de su gota.

Hospital español en Kribi

Tras la visita al hospital que hay aquí en Kribi por la pista que se interna hacia la selva nos quedamos impresionados por la tremenda labor que estos voluntarios españoles hacen aquí. El hospital lo ha creado la Ong Lanzarote Help y su web es www.lanzarotehelp.org, además están también colaborando con ellos la Ong Insoláfrica cuya web es www.insolafrica.org  y que están intentando crear una escuela de enfermeras de aquí para que luego puedan ayudar y trabajar en otros hospitales y ganarse la vida, también se ocupan de la maternidad y de un orfanato. El nivel de vida en Kribi es bajo pero hay muchísimas aldeas desperdigadas por la selva que no tienen acceso a ningún tipo de hospital porque carecen de dinero o los pigmeos a los que les pasa lo mismo. Ahora mueren menos mujeres y niños en partos gracias a la labor desinteresada de estos compatriotas.
A pesar de todo, necesitan medicinas, dinero (para terminar de construir el pequeñísimo hospital y la sala de formación de enfermeras), ropa, sábanas, mantas, material quirúrgico y hospitalario, un coche todo terreno (se llega por pista al hospital que con las lluvias se embarra y ya no se puede pasar con un coche normal y para llegar a las aldeas del interior de la selva) y personal que quiera colaborar como voluntario.
Las personas que estén interesadas en poder ayudar de alguna manera lo pueden hacer a través de nosotros en jota@atarexpeditions.com que ya se nos ocurrirá algo para traer ayuda de alguna manera o bien directamente poniéndose en contacto a través de las web que he puesto arriba o bien a través de sus responsables directos que viven permanentemente aquí, Nuria y Jordi, nuria.pagespstit@uvic.cat  jordihomscodina@gmail.com También se puede llamar por teléfono a Adrián que durante este año lleva la gestión administrativa al 00229 931 190 37
Para todos nosotros ha sido un orgullo haber conocido a estas personas que dedican parte de su vida a ayudar a gente que realmente lo necesitan y organizaremos alguna cosa para aportar nuestra ayuda de alguna manera en cuanto regresemos.


27 de abril de 2012. Kribi.

Esta mañana hemos decidido ir  a dar un buen paseo andando por lo que nos hemos ido a las cascadas de Lobé, Mar, Paloma, Leo, Vicente y yo. Hacía calor y se sudaba mucho pero al pasar por alguna sombra se estaba muy bien. A lo largo del camino había casitas diseminadas en los claros de la selva y en una gran mayoría se podían ver las tumbas en el jardín aunque al lado del hotel hay un cementerio grande. A la gente de aquí no le gusta mucho que hagamos fotografías por lo que no hemos hecho demasiadas. Hemos llegado al hospital de una Ong española y hemos pasado a saludarlos. Nos han enseñado las instalaciones que tienen y hemos podido comprobar que hacen una labor realmente admirable sobre todo para los autóctonos pues el hospital público es muy caro y si no tienes el dinero no te atienden. Aquí hay que pagar, poquito pero se paga aunque si no tienes dinero te atienden igual. El personal español es totalmente voluntario. En la zona de maternidad nos comentaron que muchos días tienen hasta ocho partos. Esta zona es una maravilla para las mujeres y hace que mueran muchos menos niños y mujeres y se las enseña a cuidar a los niños. A pesar de todo no tienen medios suficientes y necesitan más voluntarios, aportaciones económicas, de material médico, medicinas y un 4x4 por que atienden a los indígenas del interior que no tienen medios para desplazarse y a los pigmeos. Cualquier persona que quiera colaborar de alguna manera con esta gente maravillosa puede ponerse en contacto conmigo o bien hacerlo directamente en las direcciones que voy a poner en una entrada nueva para ellos porque en este momento no tengo los datos delante. Luego Vicente nos invitó a todos a una coca cola en un bar enfrente del hospital y estaba realmente fría, una gozada beberla aunque nos pusimos a sudarla en seguida. Continuamos con nuestro paseo y como se iba alargando mucho, algo más de lo que pensaban, ya no se fiaban de mí que les decía que faltaba poco y Paloma al final ha preguntado a un indígena que le ha dicho que estaban a la vuelta de la curva. Hemos llegado y nos encontrado con Michell con el que el otro día estuvimos hablando Jordi y yo y nos ha acompañado a la cascada. En medio de tan exuberante vegetación que llegaba hasta el mar, las cascadas eran muy bonitas y el agua a pesar de desembocar en el mar era dulce y fría, una gozada nadar allí pero la corriente te llevaba si no tenías cuidado pero te dejaba en la playa de al lado. Después de nadar y estar un rato por allí viéndolo, Michell les convenció para tomar unas gambas pero eran un poco caras y antes de encargarlas querían verlas pero él les decía que no se podía traer una, algo que nadie entendíamos, así que al final Vicente se ha ido con él. Tardó casi una hora en volver y ya comenzábamos a preocuparnos. Resulta que tuvieron que ir en moto por el camino y luego subir bordeando el río hasta un punto que iba buscando Michell, después se han metido en el río para buscar las jaulas en las que tienen las gambas dentro del agua, cosa que les ha llevado su tiempo pero una vez encontrada una con las gambas de río del tamaño adecuado, cogieron las que necesitaban y volvieron siguiendo un vericueto a lo largo del río  hasta donde estábamos. Yo no tenía ni hambre ni ganas de pelar gambas por lo que no comí nada. Después compré unos recuerdos para Hanna y comenzamos el paseo de vuelta con un calorcito tremendo, menos mal que ahora había más sombras que antes.

Vimos pasar un funeral en coche y más tarde nos encontramos con Luis y Jordi F. que ya habían llegado y venían para dar una vuelta. Nos contaron que no pudieron hacer cumbre y que ellos dos se quedaron en el primer campamento y cuando comenzaban a bajar a Jordi le dio otro ataque más de gota y tardaron seis horas en bajar cuando habían subido en dos. Se les hizo de noche, el guía se despistó, les llovió pero por fin pudieron llegar a Buea. Mientras los hijos habían continuado la subida hasta el siguiente campamento pero a la mañana siguiente decidieron bajar sin terminar la ascensión y hoy están todos con agujetas.

Hablé con Jordi por teléfono y me dio una mala noticia, resulta que desde hace poco, en la embajada de Congo Kinsasha en Camerún no hacen visados a las personas que no sean residentes en Camerún. Nosotros nos lo sacamos de casualidad en Kotonou mientras esperábamos a la pieza del coche de Leo pero claro, Vicente y Emilio no lo tienen. Ahora las opciones que hay son las de conseguir el teléfono de la embajada de Congo Kinsasha en Congo Braza para ver allí se lo podrían dar o si se hace en la frontera. Por los datos que tenemos creemos que no será posible. Otra opción es mandar urgente los pasaportes a la embajada de París pero por muy urgente que se haga, seguro que nos retrasaría una semana más o  bien intentar un vuelo desde Pont Noire a Luanda ya en Angola para que se salten el Congo kinsasha. También nos han dicho que ahora hay un ferry pero no sabemos más, ya veremos mañana que será lo que hagamos.

Nos hemos ido a cenar con la gente del hospital, con Santiago y con Carlos y han tardado mucho en servir y encima las cervezas calientes pero por lo menos la comida era buena y he tomado carne.
Es muy tarde, está lloviendo y mañana será un día duro de buscar soluciones.


26 de abril de 2012. Kribi

Como nos levantamos temprano llegamos muy pronto a Kribi por una carretera preciosa toda verde y que la hicimos la mayor parte del tiempo lloviendo. Dejamos a la gente desayunando y nos fuimos a buscar un hotel para estos días pues Jordi se iba a Yaounde con todos los pasaportes para sacar el visado de Gabón, de Congo Braza y el de Congo Kinsasha para los dos nuevos ya que nosotros como tuvimos tiempo, lo sacamos en Kotonou. El problema estaba en que como en este país si te pillan sin pasaporte te llevan a la comisaría y hay que pagar una multa, pues para que no tuvieran problemas Luis Pont y los suyos, les dejamos sus pasaportes para sacar los visados en el segundo pasaporte legal que nos trajo Vicente con el visado de Angola pero nos dimos cuenta que normalmente al hacer el visado miran si tienes el visado de entrada al país en el que estás por lo que le hemos dado todos los dos pasaportes menos Luis que llegará mañana por lo que esperamos que no tenga problemas Jordi a la hora de hacer los visados.

Nos costó encontrar hotel porque va a haber un carnaval y muchísimos hoteles están llenos por lo que encontramos uno muy cerca del pueblo, pegado a la playa y un poco caro pues costaba treinta y tantos mil francos cefas pero nos lo dejaron a veinticinco mil francos cefas por ser grupo pero una vez en el hotel, que estaba muy bien y que necesitábamos tener uno así para unos días, la gente comenzó a protestar que si es caro, que si esto que si lo otro, que total, se fueron a buscar otras cosas pero finalmente no las encontraron por el problema que hay de alojamiento en estos días.

Al anochecer me bañé en el mar con Mar y Paloma y luego nos fuimos con el resto del grupo menos Pere y Elvira a cenar con Santiago, un español que vive aquí y Carlos, un gran viajero motero que está de pasada con su moto camino de Gabón (www. Sinewan.com o blogs.motofan.com/sinewan) Animaros a seguir sus viajes en moto. Cenamos un pescado exquisito, el mejor de todo el viaje, con una cerveza fría de verdad y la velada fue fantástica y amena charlando de viajes, de las anécdotas de Santiago en este país y que cuenta con mucha gracia mientras un cantante autóctono cantaba “la bamba” a la que coreamos un poco a la vez que las negritas de la mesa de al lado. Mañana veremos a Carlos por la tarde.

Nosotros estamos en el hotel Palm Beach, un nombre muy camerunés, jajaja y la luz se va cada dos por tres pero es generalizado en todo el pueblo y algo normal. La cerveza del hotel es pequeña y la cobran a mil fc y encima no está fría. Esperemos que mañana Jordi consiga visados pues hasta que no estén tendremos que estar esperando aquí y no nos quitamos retraso sino que lo aumentamos.


25 de abril de 2012.  Edea

La mañana amaneció lloviendo por lo que el paseo que pensábamos dar Paloma y yo para ver salir a los pescadores y hacer algunas fotos, lo dejamos para otro día. No sabíamos si los excursionistas habrían salido con la lluvia o no y no nos hubiera extrañado nada haberlos visto regresar sobre todo teniendo en cuenta que no paraba de llover.

Nos fuimos a comer a un sitio cercano al hotel para hacerlo rápido ya que dentro de poco regresaría Jordi y tardaron más de media hora en sacar el primer plato, justo en el momento en que llegaba con los nuevos por lo que les dije que no se quedaran a comer con nosotros porque si les iban a tardar media hora en preparar lo suyo, no nos iríamos nunca por lo que se fueron a otro lado pero dio igual, también les tardaron un rato largo, en los sitos que no son populares tardan mucho vayas donde vayas.

Tras los saludos nos pusimos todos en marcha por una carretera tranquila sin demasiado tráfico aunque sí que había bastantes camiones. Cerca ya de Douala comenzó el tráfico a aumentar bastante y entre los tres coches del grupo se iban colando coches por lo que no íbamos seguidos. De repente vi a un policía ponerse en el medio de la carretera y dar el alto de una manera muy exagerada pero como llevaba dos coches delante pensé que sería a ellos pero no, los dos vehículos pasaron y el policía medio se metió delante de nuestro todo terreno sorprendiéndome por lo que no me paré al momento pero cuando fui a dar un frenazo y vi que el policía había cogido la barra con clavos y me la ponía delante, así que en décimas de segundos pensé que si me paraba me iba a destrozar por lo menos las ruedas delanteras por lo que di un volantazo y aceleré pero al hacer esta maniobra, resulta que aunque estábamos en un control, el coche que venía por detrás se puso a adelantarme y tuvo que dar un frenazo y esquivarme. Tras todo esto me dio tiempo a pensar que casi mejor sería ya no parar y según aceleraba me salió otro policía más al que tuve que esquivar antes de poder acelerar para salir del control. Lo malo es que había una gran cantidad de tráfico e íbamos lento y no paraba de mirar por los espejos retrovisores si nos seguía algún coche o moto de la policía. Dentro del coche nadie decía nada. Por fin vimos a los otros dos coches que se habían parado a esperarnos y resulta que se habían pasado el control y por eso el policía cuando me vio de lejos se puso como lo hizo pero ni nos siguió nadie ni pasó nada por ello. El tráfico por la ciudad era demencial y a la salida pillamos un atasco tremendo de dos horas de estar completamente parados tipo los atascos de Nigeria.

Al llegar a Edea, ya más que de noche, paramos a cenar y mientras la gente lo hacía, Jordi y yo nos fuimos a buscar un hotel que encontramos pronto. Al regresar pudimos constatar que la buena convivencia que llevábamos en el grupo se había roto gracias a la cizaña y mala fe de un componente del grupo que va en el coche de Jordi hacia otro componente que va en nuestro coche. Esto es triste.

Yo compré dos raciones de carne asada muy rica y me la comí donde estaban algunos del grupo terminando de ver el partido del Madrid y pude contemplar como jugadores que cobran una autentica millonada fallan impunemente penaltis importantes sin que pase nada de nada.  Cuando fuimos al hotel y tras meter los coches dentro, que costó sobre todo el remolque porque había una rampa fuerte, nos encontramos con que había habido cambio de personal y que no nos habían  guardado las habitaciones y acaban de llegar otras personas y no teníamos habitación, vaya faena y más con lo tarde que era. Saca el remolque de allí con mil maniobras y ponte a buscar otro hotel y ya a las doce de la noche encontramos uno bastante cutre que nos valió para pasar la noche hasta las seis mientras llovía.


24 de abril de 2012. Limbe

Mientras Jordi se iba a organizar al grupo de Luis Pont la ascensión del monte Camerún desde Buea, nosotros pasamos la mañana en un ciber y Leo con Elvira y Pere estuvieron viendo el zoo de monos que hay y que es muy interesante. Después de comer encontramos un lugar en el que vendían polos pero a unos precios muy caros, 1800 fc, unos tres euros pero si tenemos en cuenta que para comer incluyendo bebida, en un sitio popular habíamos pagado 1400 fc por tres personas, entonces si es caro pero si la referencia la coges en lo que se paga en un restaurante un poco bien, ya no lo es tanto puesto que se paga entre tres mil y cinco mil por persona.

Las motos taxi aquí son muy graciosas porque van equipadas con una sombrilla que protege al conductor y con una extensión para el pasajero, lo que viene muy bien tanto para el sol como para la lluvia.

Por la tarde, Jordi se marchó con José Manuel a Douala para cambiar dinero y recoger a Vicente y Emilio, los nuevos expedicionarios que van a proseguir el viaje con nosotros. El grupo de Luis también se marchó a Buea para dormir ya allí pues al día siguiente a la salida del sol debían ponerse en camino. Nosotros nos fuimos a ver llegar a las barcas con el pescado y luego a cenar en un puestecito en el que hacían pescado a la brasa y que estaba muy bueno. Mientras terminábamos de cenar comenzó a llover un poco y cuando ya estábamos en el coche, parecía que se habían abierto los cielos sobre nosotros de la cantidad de agua que cayó en poco rato. Nos fastidió el chaparrón porque pensábamos ir a bañarnos al mar pero no dejó de llover en toda la noche. Nos acordamos mucho de Luis y deseábamos que dejara de llover para que tuvieran un buen día a la mañana siguiente.


23 de abril de 2012. Limbe.

La noche fue buena para casi todos porque Elvira y Pere tuvieron mala suerte y les tocó una habitación con goteras y una cama desvencijada que pese a poner sus colchones de las acampadas, siguió siendo incómoda. Desayunamos algo tarde ya que la señora se fue a comprar el desayuno al pueblo. Por fin de nuevo en marcha, el día estaba despejado y hacía mucho bochorno. La carretera pronto se convirtió en pista que se adentraba por la selva. La pista era ancha y buena dejando una gran raja entre la vegetación como el surco que deja el arado en la tierra. Podíamos ver tecas y montones de árboles desconocidos de gran belleza y altura. La frondosidad del bosque era impresionante. Al tomar una curva, se nos apareció un precioso paisaje en el que al fondo se distinguía una montaña con neblina entre la selva brillando por el reflejo del sol, realmente bonito y que me recordó mucho a la película “gorilas en la niebla. Más adelante vimos bambúes que alcanzaban una altura de más de veinte metros, había zonas donde lo ocupaban todo. Las cañas de los bambúes en su base tienen una anchura que no puedes coger con las dos manos y según crecen hacia arriba, se van combando con el peso de las ramas pues en el extremo superior es donde más tienen. Te dan ganas de ser osito panda para comerte todas las hojas de los bambúes que tienen un verde precioso Vamos pasando poblados pequeños con casas de madera situados en los grandes claros y siempre hay varias iglesias. Los niños nos gritan by, by muy contentos y algunos nos llaman “White” que nos hace mucha gracia. Por aquí no pasan muchos turistas.

En un pueblo nos para un señor y nos pregunta si podemos llevar a una mujer a Kumba, lugar por el que debíamos pasar y con gran alegría de la señora, le decimos que sí. En un punto la pista se vuelve a convertir en carretera pero está tan destrozada que la circulación es lentísima, afortunadamente más tarde se reanuda la pista por la que avanzamos mejor llegando al puente más largo de todos los que hemos pasado incluido el que cruzaba por encima del Níger. Hace media circunferencia y pasa por encima de la selva y de varios ríos con una vista impresionante. En una aldea pequeña paramos a comer pero los coches de Luis y Jordi prefieren comer de lo suyo y se adelantan buscando una sombra donde poder degustar su propia comida pero nosotros nos metemos en un “restaurante” y pedimos lo que había que eran tikis y plátano frito. Lo primero era una especie de puré muy espeso y algo picante que se hace con una hortaliza que no existe en España y el plátano es sólo para cocinar, no se come crudo y es como comer patata. Todo servido en una gran hoja. La señora que venía con nosotros nos invitó a comer. Había una niña pequeñita a la que le hice unas fotos y se puso a llorar desconsoladamente así que me fui a por un bolígrafo para dárselo y cuando lo hice, nuevamente le vinieron los lloros y tiró el bolígrafo que todos querían coger pero la madre los echó atrás y se lo quedó ella. Jordi nos dijo que había visto murciélagos para comer y decidimos ir a probarlos pero resultó que estaban enteritos con su cabeza, dientes y todo porque no se comían directamente sino que eran para hacer sopa, por supuesto se ofrecieron a hacernos una sopa al momento pero declinamos porque eso hubiera supuesto otra horita más y tras haber visto a los animalitos, se nos quitaron las ganas.  Pasamos por una gran zona llena de árboles de los que se saca el caucho. La última zona selvosa que atravesamos era preciosa con grandes irocos que podían llegar a los cincuenta metros de altura algunos de ellos. La verdad es que la primera vez que ves la selva es como el desierto, te cautiva y a mí la selva me ha cautivado enormemente y seguro que vuelvo más veces.

Nos hubiera encantado acampar en la selva pero con el retraso que llevamos era mejor seguir y al llegar a Kumba, donde se bajó la mujer que llevábamos, comenzaba una carretera muy buena, sin un solo bache, con sus rayas bien pintadas, la mejor de todo el viaje lo único malo durante todo el trayecto era que de repente y sin señalizar tenía un escalón para que los coches no fueran deprisa, bastante alto y había que parar para pasarlo. Los pequeños pueblos dieron paso a grandes poblaciones llenas de ruido, tráfico, gente, bullicio. Nos dábamos cuenta que allí no nos sentíamos bien, estábamos mejor en la selva pero debíamos avanzar y ya de noche llegamos a Limbe en la costa. El grupo se quedó cenando mientras buscábamos un hotel que no tardamos mucho en encontrar pero estuvimos mucho rato dando vueltas para buscar cambio pues seguíamos sin dinero. Al final hemos quedado con una persona que nos lo dará mañana pronto.


22 de abril de 2012. Manfe, Camerún

Cuando salíamos del hotel, se nos ha enganchado una caja de la vaca con un cable de luz al que tenían conectadas unas luces y nos las hemos cargado pero no nos han dicho nada, nos han mirado con cara de pena, creo que para ver si decíamos que lo pagábamos, pero como la culpa ha sido del negro que nos ha indicado que saliéramos por allí en vez de por donde quería haber salido yo, pues nos hemos ido. Como era domingo, veíamos a la gente bien arreglada a pesar de lo pronto que era para ir a misa. A lo largo de todo el país hemos visto miles de iglesias por todos lados. Para desayunar no había nada de nada, bueno, sí había pero nada a lo que nosotros estemos acostumbrados como café. Había un arroz con buena pinta y judías pero como a nadie le apetecía porque comemos arroz a todas horas, pues para no comer sólo, no me lo he tomado. Al final hemos comprado un par de rosquillas pero como con masa de pan y una especie de buñuelo grande y empanado que al darle un mordisco resulta que dentro llevaba un huevo duro.

Hemos llegado a la frontera en Enkon y rápido hemos sellado el carnet de passage pero cuando se ha tenido que poner el sello de los pasaportes, la cosa ha cambiado y nos hemos estado allí con un calor tremendo a pleno sol durante tres horas. El paisaje de selva era precioso pero húmedo y parecía que había bochorno y sudabas como un pollo. Joan ha visto que hacían cerca  unos huevos y nos hemos acercado y me he comido un sándwich de pan de molde con tortilla mientras escuchábamos los cánticos de dos misas distintas. Hasta el personal de la aduana han ido a misa. El problema ha sido que no podíamos cambiar dinero pues al ser domingo no había nadie por allí. Por cierto que está abierta las veinticuatro horas según nos ha dicho un policía.

Hemos cruzado el puente de hierro sobre el río entre la selva y hemos estado un rato mientras miraban quienes éramos y luego nos han abierto la puerta y hemos entrado en Camerún para en un km llegar a  Ekok donde hemos hecho las formalidades aduaneras bastante más rápido pero tampoco nos han podido cambiar dinero. La pista comenzaba ahí mismo y se internaba por la selva pero hemos visto las obras que están haciendo los chinos de lo que parece una carretera. Circular entre esa vegetación exuberante era un placer para los ojos, una pena no poder parar y hacer una pequeña excursión andando aunque no parecía que hubiera lugar para ello. Pronto han aparecido los pueblecitos en los que hemos podido ver que la mayoría de las casas en el jardín tenían tumbas, unas con su cruz y flores y otras con estatuas. En las poblaciones las iglesias, al igual que en Nigeria, están por todos lados, en un pequeño pueblo puedes encontrar diez iglesias distintas tranquilamente. A las mujeres se las podía ver muy arregladas y guapas. Nos paramos en el bar de una aldea para tomar unas cervezas y una bebida llamada pop que es como fanta de pomelo. Tras proseguir con el viaje por el camino selvático, ya cerca de Manfe, Mar se dio cuenta que se había dejado su bolso con el dinero, pasaporte, cámara y otras cosas en el bar, así que corriendo dimos la vuelta y tardamos una hora en regresar. En cuanto nos vieron nos dijeron que al ver el bolso con cosas importantes, habían mandado a una persona en un coche para devolvérnoslo, así que le llamaron por teléfono y resulta que estaba ya con el grupo y les había devuelto el bolso. Vuelta a hacer el camino de ida y mientras el resto del grupo había estado en el funeral de una persona y habían visto bailar, bailado, comido y bebido. Cuando nosotros llegamos por fin al anochecer, se puso a diluviar. Pensábamos haber acampado pero estaba claro que, a pesar del optimismo de Jordi, no iba a dejar de caer, así que nos fuimos a buscar hotel con el problema de no tener dinero y sin saber si al día siguiente podríamos cambiar que sería lo que nos faltaba. Tras ver unos hoteles más cutres que el burdel del otro día, encontramos uno relativamente bien, aunque creemos que también lo es y donde nos dejan pagar mañana tras cambiar el dinero. Mientras, sigue lloviendo aunque los truenos suenan ya alejados.

El ánimo del grupo hoy es bastante alto y están todos contentos, el cambio de país les ha gustado a todos y la verdad es que este país es muy bonito, por lo menos lo que vemos.


21 de abril de 2012. Inkon


Hoy también nos hemos dado un buen madrugón pero ha valido la pena porque la ciudad a esas horas tenía poco tráfico y vaya diferencia con la tarde anterior. A partir de aquí la autovía está en obras y no se circulaba muy rápido y en algún momento los coches se paraban completamente. Más adelante la carretera era de un solo carril. Hemos encontrado algún control más que en algún momento hacía señas como de parar pero desde un lado de la carretera y nosotros saludábamos y continuábamos pero ya cerca de Inkon, en otro control, un policía nos ha dado el alto poniéndose en el medio y hemos tenido que parar. Nos ha pedido la documentación pero al llegar a nosotros que íbamos los últimos, tras saludarle y darle la documentación, sin mirarla nos la ha devuelto pero no la del resto de la gente que la tenía en la mano. El caso es que luego ha pedido los triángulos, el extintor, cosas que llevaba y le he enseñado y por fin nos ha dicho directamente que le diéramos dinero a lo que nos hemos negado y luego ha contestado que le diéramos algo porque iban a registrarnos todo y a mirar si todo era legal. Nuestra contestación ha sido que no teníamos nada que esconder y que podía abrir y mirar todo lo que quisiera. Nos ha dicho entonces que le diéramos para tomar algo y finalmente que nos podíamos ir pero a los cincuenta metros había otro control que nos ha parado de una forma más brusca y de malas maneras. Han registrado hasta las cosas que iban en las vacas pero a Luis y a mí nada de nada. Al final nos han dejado pasar sin pagar nada pero perdiendo mucho rato. En los controles en los que no parábamos la policía algunas veces tenía tanquetas y estaban como atrincherados con sacos de arena.

Cuando estábamos en Ikon dando vueltas para buscar el hotel, nos hemos encontrado con la patrulla de policía que nos pedía dinero y han sido muy amables y simpáticos en esta ocasión. Por cierto, que en un cruce había un policía subido a una tarima con sombrilla dirigiendo el tráfico y más que dirigir el tráfico parecía que dirigía a una orquesta por los movimientos de manos que hacía tan originales y que jamás habíamos visto. Desde luego, no sabíamos que quería que hiciéramos pero al vernos parados, con mucha amabilidad nos ha indicado con gestos conocidos por nosotros que pasáramos y ha continuado con sus movimientos de manos tan peculiares y curiosos por lo menos para nosotros.

Accidentes hemos seguido viendo montones, la mayoría de las veces de camiones. Casi todos los camiones que hemos visto son Mack con un morro tremendo de largo y que imponen. También se ven muchísimos coches marca Lexus.

Los hoteles cada vez son más caros y peores y en Nigeria estamos usando west housse aunque algunas están realmente sucias. Para buscar los alojamientos por la ciudad se pierde mucho tiempo. Aquí todo funciona con generador para poder tener luz. La conexión de internet era tan mala que me ha sido imposible abrir el blog aunque sí el facebook.


20 de abril de 2012. Onitsha

Ayer dormimos a la entrada de la ciudad pero para atravesarla esta mañana hemos hecho 8 kms y menos mal que venía el guía. Como era muy temprano todavía no había demasiado follón. A la salida de la ciudad, el paisaje selvático mezclado con la bruma del amanecer creaba una imagen casi irreal típica de Lord Byron y me hubiera gustado parar para hacer alguna foto pero iban tirando por la carretera que ya estaba desdoblada y luego cuesta mucho cogerlos, así que lo hemos dejado. Hemos parado a desayunar en un cruce donde había gasolineras, tiendas y bares encontrando la sorpresa de que no había café en ningún lado, sólo cacao. La carretera que era como una autovía, era buena y con bastante tráfico de coches entre las ciudades, algo que no ocurría en los países anteriores, además, el tráfico de camiones era tremendo pudiendo ver una cantidad ingente de accidentes de los mismos como vuelcos o caídas por terraplenes, muchos de ellos hacía poco, de hecho, el primer atasco ha sido por un accidente. Los atascos aquí son de verdad, parados completamente y cuando se circula se invaden los carriles contrarios. Los atascos han sido tan brutales que pese a lo buena de la carretera, sólo hemos hecho 400 kms en 11 horas y al final hemos llegado a Onitsha, donde se encuentra el puente más largo del país, un puente metálico que cruza por encima del Níger. El tráfico de la ciudad era demencial, desde luego entrar en las ciudades en este país es lo peor que se puede hacer, puedes estar horas para pasar. Encontrábamos controles de policía que a Jordi, que iba el primero, le hacían señas para que parase pero no lo hemos hecho en ninguno y con las manos nos hacían gestos a los demás de a dónde vamos. Te da cosa porque siempre tienen una metralleta en la mano y en la otra un palo y como visten de militar o nos lo parece, pues te imaginas que igual disparan o cualquier cosa pero no, no pasa nada por saltarlos y no se comunican ni por emisora ni teléfono.

En los atascos aparecen miles de vendedores que te ofrecen de todo pero sobre todo plátanos, galletas y bebidas, por lo que nos hemos puesto morados de comer y casi no teníamos hambre al medio día pero Leo que está un poco delicado de la tripa, no lo ha hecho por lo que tenía hambre y nos hemos parado en un bar donde tenían un arroz blanco sin nada realmente rico y al final hemos comido todos.

El alojamiento de hoy es mejor que el de ayer y la ciudad es increíblemente grande.
Hoy Miguel ha hecho un mes.


19 de abril de 2012. Abeokuta. Nigeria

Hemos salido temprano para llegar pronto a la aduana en Ilara Kanga todavía en Benín donde hemos comenzado a hacer las formalidades para sellar el pasaporte de salida pero tardaban mucho porque les costaba entender los datos de los pasaportes y de la ficha del grupo hasta que ha llegado otra persona que les ha dicho como tenían que hacer y donde poner el sello. Mientras hemos preguntado que donde estaba la aduana para la salida del coche y nos han dicho que estaba en Ketou, justamente de donde habíamos venido, así que Jordi se ha cogido el carnet de passage de la gente y ha regresado. Ha tardado bastante porque cuando ha llegado, no estaba el jefe que debía poner el sello y han estado buscándolo hasta que lo han localizado. Una vez en Nigeria, nada más pasar la barrera había un puesto de policía a la que le hemos tenido que dar una fotocopia de cada pasaporte y luego nos han llevado a inmigración que estaba bastante alejado y por caminos. A la persona que había allí le apetecía hacerlo todo muy bien y se ha puesto a hacer preguntas, a incordiar y al final, a decir que tenía mucho trabajo pero que con mil doscientos nairas, que son seis euros a pagar entre todos, se arreglaba, así que le pagamos y se puso a trabajar tras darnos las fichas que había que rellenar perfectamente  para que le valieran al señor, el cual iba copiando lentamente los datos de todos. Cuando por fin ha terminado, se ha tenido que ir a hacer fotocopias dejándonos solos allí y como tras un buen rato no venía y era la hora de comer, hemos dejado los coches allí y nos hemos ido al pueblo andando. La gente que hemos encontrado era de una simpatía tremenda, son la gente más amable que hemos encontrado a lo largo de todo el viaje. Cuando hemos llegado a un pequeño lugar en el que hacían judías, que parece ser el plato nacional por lo menos en esta zona de Nigeria, los chicos mayores se hacían fotos con sus móviles a nuestro lado, nos abrazaban para hacerse la foto o incluso se sentaban en nuestra mesita y hacían que comían con nosotros. Toda la comida ha sido en un ambiente entretenido, agradable y divertido con los chavales que querían que les hiciéramos fotos o hacérselas con nosotros, en la vida me han hecho tantas fotos seguidas. La gente de este lugar sonríe de una forma impresionante. Al volver a los coches, nos llamaban desde ambos lados de la calle para saludarnos continuamente y muchos nos pedían que les hiciéramos una foto que luego les enseñábamos y ellos estallaban en risas aunque fueran mayores. Nos hemos ido con tristeza de este pueblo pero al pasar por otros la gente se volcaba a saludarnos, a gritarnos y saludarnos de una forma realmente increíble que nos sorprendía muchísimo. Lo malo han sido los controles pues habremos tenido más de diez controles en los que debíamos bajarnos, rellenar fichas, enseñar pasaportes, que vieran quiénes éramos y luego poder continuar. La carretera tenía que salvar pequeñas elevaciones de un terreno verde, muy verde, lleno de árboles de todo tipo y palmeras en los que de vez en cuando sobresalían poblados de adobe y techos de uralita o de cañas. En uno de los controles nos cayó un buen aguacero. La temperatura es agradable.

Prácticamente ya de noche llegamos a esta ciudad donde nosotros hemos ido a un guest house barato que resulta que era una casa de fulanas y las habitaciones tenían lucecitas rojas. Por la noche por donde hemos paseado no había luz eléctrica y la casa o tienda que la tenía era con generador.

Con la pérdida de tiempo tan grande de la aduana y los controles hemos hecho un poco más de cien kms en todo el día por lo que continuamos acumulando retraso pero confiamos mañana en avanzar más.


Más Crónicas del viaje en Kwang 4x4:

- Marruecos, Mauritania y Senegal.
- Guinea Conakry, Costa de Marfil y Burkina Faso.
- Burkina Faso, Togo y Benin.
- Nigeria y Camerún.
- Camerún, Gabón y Congo Braza.


Más información en el Blog de la Expedición.


Atar Expeditions.
Mayo 2012.










































































































































































































































































































Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000