TRANSAMAZÓNICA CHALLENGE 2014 - Crónicas de la Expedición

Antes de iniciar la Aventura.

12/03/2014 TAC 2014 - 5 días para el inicio de la TAC (Fotos Leonardo Freire).


Participantes de la TAC 2014 ya comienzan a reunirse para el inicio de la aventura.



Sérgio Holanda que conduce el grupo, comenzó su desplazamiento hace algunos días, cuando salió de su casa en Arrecife.
Seguido por otros participantes, que se juntan al grupo a medida que el convoy se desplaza, ellos siguen rumbo Manaus donde el día 17 da inicio la TAC 2014.



Después de que hagan una confraternización en la hacienda del participante Matheus Cardoso, en São José de los Cuatro Marcos - MT, ellos siguieron rumbo a Humaita, pasando inclusive por Porto Velho, ciudad donde las llenas del Río Madeira dejaron varios barrios inundados y la carretera Transamazônica clausurada en diversos puntos.
En Humaitá el grupo aguarda la llegada de más participantes para que suban en convoy rumbo Manaus.


Último tramo del desplazamiento hasta Manaus (Humaitá - Manaus - Fotos Participantes de la TAC).



Aunque TAC comience oficialmente en Manaus día 17 de Marzo, parece que se anticipó, gracias a las lluvias que están cayéndo intensamente en la región.

El convoy estaba formado por los siguientes coches: Toyota Hilux (Organización – Sérjão), L200 (Apoyo – Matheus y Gustavo), Ranger (apoyo – Marcão), L200 (Diulio y Willian), L200 Triton (Jolison Bocca), Wrangler (Afranio y Léo), Wrangler (Raul), Defender 90 (Sérgio, Dylan y Marruco), Troller (Cowboy), Toyota Hilux SW4 (Alexandre y Dudu), Toyota SW4 (Candido y Álvaro), totalizando once coches y diecinueve participantes.

Salimos de Humaitá a las 05h00min en punto, aún oscuro comenzamos a desplazarnos, como año pasado, creíamos que tendríamos alguna emoción hasta la Villa de Realidad, que pongan todo “Natcha Black” como habla nuestro amigo Cowboy.
El convoy siguió con toda aquella zona, follón estirado por Bocca y agitada por Porquinho (Afrânio), cerca de 120km después de Humaitá cogemos un atolladero donde Mineirinho inauguró las atoladas y había un camión andando en el guincho.
El personal que estaba en el camión nos informó que 80km después el puente del Río Murumbu estaba debajo del agua y que no se pasaba, claro que aquello dio más animo y pasamos a enfrentar nuestro primer atolladero y nuestra primera baja una de las SW4 del personal de Pelotas reventó la trizeta, personal rápido en la reparación aisló el sistema y seguimos enfrente, pero ahora ella sin 4x4, sólo con neumáticos 900 y lameiros, que hicieron con que no agarrara en nada por el frente.





Hago una curva y doy de cara con todo inundado, toda la carretera engullida, no se veía nada, usando a mata como referencia para mantener el coche enmedio sigo enfrente con cerca de 80cm de agua, variando un poco, pero los motores todos trabajando dentro del agua y después de algunos minutos llegamos al puente, de hecho en esa hora el Dudu, que estaba sentado en el guincho de mi Hilux descendió y comenzó a andar con agua en la cintura, como todos los coches dentro del agua comenzaron los zequinhas a movilizarse para balizar el puente, una vez que saliendo del puente eran más de 8 metros de profundidad hasta el fondo.
Descubrimos que la plancha de la cabecera de entrada había sido llevada por las aguas, y fuimos a poner planchas para hacer la cabecera, paciencia en esa hora, pues las planchas flotaban y no conseguíamos las amarras en el fondo, necesitaba pisar para que se queden en el fondo hasta colocar los neumáticos de los coches.
Los coches entrando amarrados uno por uno en grupos de tres. Si no fuera así la L200 de Matheus había hundido en la cabecera cuando la plancha corrió, pero estaba anclado en el frente y atrás, tensa el pasaje y en el final dio todo correcto gracias al trabajo de todos que estaban allí, una verdadera unión de compañeros, seguimos enfrente con alma lavada, algunos ya decían que había valido apena haber rodado tanto por la aventura.



Quien conoce la BR 319 sabe lo peculiar que es andar en ella, hora a mata comiendo la carretera atolladeros, agujeros, puente de madera podrida, calor insoportable y mucha paciencia, muchas veces rodando de primera marcha contando motor, entra y sale de cráteres, sentido porrada en la suspensión, forzando homo cinéticas y conjunto de transmisión.
Haya paciencia, pero realmente la BR 319 es algo fuera del común, surreal.
Rodamos hasta anochecer, paramos en una de las torres de la Embratel, farnel procurado, cerveza y uísque, churrasco, algunos ya fueron para las barracas debido al cansancio, otros intrépidos farristas entraron en la farra, hasta comenzar a llover. Noche agradable e inmediatamente todos listos para partir, el día sería largo, más aún de lo que imaginábamos.



Comenzamos a desplazarnos, sufridos, mala carretera, dentro de poco Matheus relata que la L200 calentó y paró, analizamos y como resultado junta de cabeçote quemada, por lo menos era el diagnostico momentáneo, más tarde descubrimos que algunos balancines habían quebrado, sin embargo la temperatura elevada debería ser en circunstancia del conjunto peso y trayecto, ahora era remolcar, se quedó Cowboy responsable por el socorro debido a potencía del Troller y la cualificación del piloto.

En esa hora dividí el grupo, seguí enfrente estirando el grupo de los vehículos con problemas, L200 sin motor y SW4 en 4x2, distanciamos del otro grupo que estaba siendo guiado por Marcão. Camino tirando de nosotros y siguiendo metro a metro en los puentes podridos y que rangiam cuando se pasaba con los dos coches, en esa hora la naturaleza ayudó y llovió bien, amenizando el calor de Matheus y el sufrimiento de los coches. A cerca de 20km de la balsa del Igapoaçu encontramos un grupo de Sergipe que estaba yendo para Lábrea y pasamos las informaciones del tramo hasta Humaitá, y ellos nos pasaron que después de la balsa eran cerca de 47km de tramos ruinosos y con atolladeros grandes, llevaron dos días para hacer el tramo.

Llegamos a la balsa ya en el oscuro y atravesamos, yo, Cowboy, dos SW4 de los Gauchos, Matheus siendo estirado y Diulio. Comenzamos a rodar, comencé a estirar la L200 de Matheus, dando descanso para Troller y para Cowboy, comenzaron los atolladeros, pie en tierra y la L200 de Diulio atolando siempre debido a altura del suelo baja. Después de algunos Kms mi Hilux comenzó a calentar, mucho lodo en el radiador, estirando peso de ella y de la L200 y pasamos para SW4 de Alexandre, una SW4 preparada para aguantar el extremo con radiador especial y reserva de Scania, trabajaba helada. Los atoladores eran inmensos, pie en el sótano, y la SW4 se quedó presa con la L200 anclando ella, retorné y entré facão, arrinconé el frente de la Hilux en la trasera de la L200 y la SW4 estirando en el frente, humillante gritaba Matheus en el radio, reiamos mucho, salió! La L200 de Diulio siendo estirando por Cowboy en los atolladeros debido a altura libre del suelo es baja, neumáticos MUDs 31” origináles de la Savana y además de eso también estaba calentando y así seguimos la noche y madrugada adentro.

Después que el segundo grupo llegó a la balsa, eso porque dividí en dos grupos, siguiendo afrente con los vehículos problemáticos y Marcão quedándose con el restante para los guías. Después de que atraviesen la balsa y 8km después el rolamento de la Ranger de Marcão estalló, como tenía la pieza comenzó el cambio, en eso ellos escuchaban nuestra lucha por la radio allá en el frente, resolvieron sabiamente acampar. De hecho, no sabía de eso, en la verdad estaba sin comunicación con el grupo, ellos nos copiaban, pero no conseguíamos copiarlos, fue cuando yo y Cowboy retornamos 10km para entrar en alcance de radio, estábamos más de 20km el frente de ellos, y pasaron la información que el Wrangler de Raul estaba haciendo un barullo extraño en el motor, que el de Afranio estaba fallando, que el Defender de Mineirinho ya no tenía una esponja entera en la Defender, estaba sin frenos y sin tracción delantera.



Continuamos en la esperanza de pernoctar en el Castaño, más atoladores de gran extensión nos hacían sufrir, aunque también divertirnos. Siguiendo afrente y abriendo camino, por muchas veces me veía surfando en el lodo, a mi lado Gustavo, hermano de Matheus (Media), decía que yo estaba gustando de aquel sufrimiento , claro que sí! Amo todo eso. Muchas veces el giro era alto y los pedazos de barro volaban en el techo de la Hilux, ya no veía nada de tanto lodo, una verdadera diversión, con poco de adrenalina debido a ser noche y que no pudiera ver opciones y sí acelerar. Inmediatamente atrás de mi Hilux venía el personal en la SW4 con tracción 4x2, pero con van libre muy alto, la SW4 estirando la L200 de Matheus y cowboy estirando la L200 de Diulio. Más y más atolladeros y llegamos a lo una secuencia larga de atolladeros, laterales inclinadas y facões inmensos, de volcar coche, seguí enfrente hasta la Hilux atolar, y decidimos parar un poco y esperar el Sol nacer, finalmente ya eran 2:30hs de la mañana, usé el guincho para salir del atolador, paramos en la lateral alta de la carretera y montamos un pequeño campamento, tomé un baño, pereza de aramar barraca, limpio me senté en el banco de la Hilux y dormí, me desperté acostostado en los dos bancos y con las piernas colgadas por la ventana para fuera de la Hilux. Fue una día de grandes emociones y mucho, mucho Off Road.



El día siguiente descubrimos que paramos a 1km del final de los atoladores, pero quien podría adivinar y el cansancio era monstruo! El segundo grupo se despertó pronto y comenzó a enfrentar lo que cogemos durante la noche, fue una sucesión de atoladas y show en el lodo, Raul y Bocca se destacaron en los rescates y Marcão estirando el grupo con cualificación y zarpa! Zarpa peculiar a nuestro amigo Candango que gritaba en la radio “simbora, cambada de cuerno!!!”Aunque el trayecto de Humaitá hasta Manaus no fuera parte del guión de la TAC 2014, era parte del trayecto para llegarse al comienzo de la TAC y sirvió para mostrar los problemas de los vehículos antes de siguiéremos hacia Sierra del Sol, además de eso, observar quién es realmente compañero y trabaja en pro del grupo. Valió el calentamiento Off Road.



El sábado lavamos los coches en el Castaño, vehículo limpios, o casi, para vayan a revisar y reparar el mismo día, ya que amistad es algo importante en nuestro medio y la noche aún el Taller de nuestro amigo Sena – Dakar Auto Center (092-3641-2633), estaba abierto esperando los coches y trabajó el domingo entero para que todos los coches estén listos, finalmente el martes partimos para Boa Vista – Roraima.

Situación de los vehículos después de esos días de desplazamiento:
- Land Rover Defender 90 – Tracción delantera quebrada, sin frenos y tacos de suspensión, no podrá seguir con el grupo.
- L200 Savana 2011 – retirada válvula termostática para reducir calentamiento y reglaje de la suspensión.
- L200 GL 2011 – balancines quebrados y fallo en la bomba inyectora, retirada de la válvula termostática para reducir calentamiento.
- Trollers – cambios de las pastillas, óleos contaminados y lodo en el diferencial delantero.
Troller Cowboy amortiguador Offshock quebrado en la haste.
- Ranger – intercambiar rolamento de rueda delantero (hecho en la trilla), esponjas de la suspensión delantera.
- Wrangler Peruano – reglaje de los tuchos y cambio de las bieletas de la barra estabilizadora.

Demasiados vehículos necesitaron cambios a las pastillas de freno debido a la abrasividad del lodo de la región y lubrificación general por que pasaron más de 1 hora dentro del agua.
Mañana comienza TAC 2014 con el tramo hasta Sierra del Sol y Roraima.


Amplía información: www.tac4x4.com


Sergio Holanda.
Marzo 2014.









Copyright © 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000