TRANSAMAZÓNICA CHALLENGE 2014 - Crónicas de la Expedición (y 4)

12º y 13º Días de la TAC 2014.
29 y 30/03/2014 - Relato por Sérgio Holanda.




Juruti - Rurópolis: El día amaneció y llegamos a Juruti. Oganizar el desorden, varios coches con baterías descargadas, entre ellos el mío. En media hora nos organizamos y el Troller de Jerri Garfão encendió la lámpara de aceite. Le dije que era cosa de Troller que no se preocupase por un mal funcionamiento eléctrico, hizo una inspección visual de que la bomba funcionaba, pero él insistió en ir a un taller. Después de que varias personas informaron que se trataba de un corte de luz y se debe sustituir el relé y llamó el mecánico de confianza y estaba diciendo lo mismo, cambiar el relé y ¡voilá!
Con eso hemos perdido un par de horas en Juruti, pero todavía salimos por la mañana.



Seguimos el camino de Juruti - Itaituba, Magal como siempre nuestro guía, ya que las carreteras cambian gestiones de proyectos y conseguimos un buen ritmo hasta que llegamos a un cerro alto, pero resbaladizo, el coche Morales, unico con neumáticos agresivos, logró subir sin dificultad, sirivio como ancla para mí y subímos a Matheus con nuestra cabestrante en algunos tramos, Cowboy subio después. Hicimos un trabajo de corte de barro y succión con nuestros neumáticos en el ascenso, lo que facilitó la vida de los demás, que subieron sin problema, excepto el Ranger de Marcão, que cayó en un agujero y rompió la homocinética izquierda, ahora estaba en 4x2, pero al menos tenía el bloqueo de diferencial trasero. Nos dirigimos hacia el nuevo puente de la carretera, había un paseo emocionante de balsa fantasma en la comunidad de Mariazinha y sus encantos, pero todo fue más rápido por el puente y fuimos rapido y la noche llegó.





Cerca de 35 kilometros después del nuevo puente se encuentra la oficina y almacén de una gran gestión de proyectos, nos fuimos para allá, ibamos a acampar en el lugar y para nuestra sorpresa no había personal de mantenimiento, pensábamos que estaban cerrados y nos dio un cobertizo para acampar nuestra tiendas de campaña y hamacas, además de un cuarto de baño, comedor de primera clase para hacer nuestra mochila. Un verdadero hotel de cinco estrellas en el bosque. Una de las razones de que llegamos tan rápido y tan lejos, no encongtramos ningún árbol de gran porte caído en el camino, los pocos los resolvimos con machete o pasando con el coche sobre el .

Salimos de la maderera alrededor de las 9:00, difícil de poner esta clase para ir temprano, aunque muchos se despertaron con el sonido de la selva amazónica, comienzamos a arreglar los coches, tomar una ducha, el desayuno y así sucesivamente. Tomamos el sendero a la pista para Itaituba, al principio parecía un poco diferente, era porque estaba poco rodada, algunos pasajes en el año anterior eran bastante complicados y hubo grandes retos, veo que llovió mucho menos que el año anterior, a por la falta de árboles caídos, me pregunté si sería así en unos días cuando regrese con el otro grupo. Llegamos a un puente de troncos y después un área inundada con grava, un neumático del Vitara de Morales (Vovó), que era perfecto en el barro sufrio en la grava húmeda y atasco, retiradamos del Suzuki el agua que entró, le siguen lso demas, hasta que pasa el último vehículo, Meia con su L200 se atascó en la arena empapada.





Lo interesante es que este camino no es un Off Road pesado, claro que un vehículo 4x4 original, sufriría, pero uno bien preparado saldría bien, yo hice toda la ruta en 4x2, Marcão estaba en 4x2 en su Ranger, algunas veces para no forzar los frenos usaba la reductora, en términos de Off Road es muy tranquilo, pero el " plus" de ese camino es visual, pasamos cerca de un 70 % del camino dentro de bosque denso, una visual, incluso para mí que he estado varias veces, pero es una visión única, pensando como debería ser en la época que se abrieron las carreteras de la región. Todos son unánimes en afirmar en la posibilidad de ver un bosque real y pasamos por él, sintiendo la calidez de la madera, la humedad, los sonidos que produce y observar la respiración, un momento perfecto entre nuestras máquinas y la naturaleza.



Llegamos a Itaituba al final de la tarde, como ya he dicho el camino era fácil de pasar , sin la tala de árboles y todo hizo que al final ganamos mas de 36h y de este modo llegamos cerca de la programación original. Debido a que aún era pronto decidí partir a Rurópolis donde pernoitaríamos y en Uruará reparar el coche de Marcão, al igual que la revisión de los otros vehículos. Después de 30 kilómetros asfaltados de Itaituba a la intersección de la BR 163, comenzaron una secuencia de agujeros y zanjas, baja velocidad, irritación con tanto agujero, en breve una cola gigante, más de 40 camiones parados en el camino, salimos por el lateral y fuimos adelante, donde se ha atascado un camión, salimos por el lateral con cuidado, pasamos los vehiculos con los retrovisores cerrados al lado de una enorme zanja. Seguimos hasta llegar a Rurópolis, ya era medianoche y pernoctamos para salir temprano.


Fin de TAC 2014.
31 y 01/04/2014 - Decimocuarto y decimoquinto día de la expedición.
Relato por Sérgio Holanda.



Rurópolis - Santarém. Marqué salir con Marcão a las cinco de la mañana, los demás harían revisionse en Rurópolis y dormirían un poco más y seguirian a Uruará, Marcelo fue directo a Santarem para enviar a Duda, su hijo, de vuelta a casa y luego en encontrarnos en Uruará.

En la tarde el personal comenzó a llegar poco a poco a Uruará y unirse al convoy, hubo un robo en el Banco de Brasil en el final de la mañana y los bandidos tomaron rumbo a TransUruará y pensé que yo debería ir al día siguiente , daria tiempo suficiente para que puedan ser atrapados o huyeran de acuerdo a sus planes. Revisé mi Hilux y arreglamos el Ranger de Marcão, después el personal me dio una lista de lo que hicieron en sus coches en Uruará:

- Toyota Hilux 2002, Sergio: Intercambio de un brazo auxiliar y un pivote, engrase general y endurecimiento ;

- Ford Ranger 2007, Marcão: intercambio de homocinética izquierda, suerte que Marcão tenía, ya que en la región sólo hay piezas para Toyota y Mitsubishi, brazo auxiliar y amortiguador;

- Troller Cowboy 2010 : cambio de aceite del diferencial delantero;

- Wrangler Afrânio 2011 : soldadura en accesorios;

- Suzuki Vitara 98, Vovó: Cambiar los amortiguadores traseros, el día anterior los habia soldado en la suspensión delantera, que estaban destrozando el ojo, a pesar de que no estaban mal, cambiado para no perder mucho tiempo en el servicio, colocación de la protección que se había caído;

- L200 Triton 2014, Bocca : Soldar la base superior de amortiguador delantero;

Los otros vehículos con fugas y otros, pero como serían enviados de vuelta, no se hizo ninguna reparación .



A las seis de la mañana me llamó el motor de la Hilux y comencé a correr hacia TransUruará, había informado a todo el mundo que saldríamos sin falta a las seis de la mañana y que no yo no esperaría, todo el mundo estaba listo y seguimos hacia Santarém. En conversaciones con personal de región me informaron que el camino era un poco mejor que en años anteriores, debido a que las madereras vieron que el coste de rehacer el camino era mejor que transportar la madera en invierno, aunque encontramos un atascado cerca de la ciudad, pero era la única forma de cruzar .

La diversión comenzó, algunos atoladores, pero nada demasiado pesado para nuestros coches, pero muy divertidos, eran atoladas bonitas, pero poco a poco, todos superando, coches preparados, pilotos entrenados.

El día estaba cediendo y cediendo, pero me preguntaba cómo estaría esta carretera en veintitantos días cuando regrese , porque todo cambia rápidamente y con estas lluvias que siguen cayendo con fuerza. La diversión también se debió al piso resbaladizo, estábamos jugando con los coches drifiting, algunos corrían, otros como yo, que aman estos resbaladizos, si divertían en el camino, admito que abuse un poco, muy buena la sensación de pérdida de control.

Seguimos adelante, pasando algunos grandes charcos, llegamos a uno que parecía bastante feo, Cowboy viene justo detrás  mientras su esposa Luciana conducía, sugirió que ir por medio, al ver la profundidad del charco pensó que era bastante feo. Metí la cara, a fondo, barro pegajoso y denso estaba a la altura del capó de la Hilux, largo tramo y una parada en el final, ya casi estoy, atrás y adelante, estaba 1 metro del coche debajo del barro y me las arreglé para salir, asi pasaron Jerri Garfão y Paulo HC, pasaron, pero el Troller de Garfão rompió cuatro palas de la hélice del motor. Mientras tanto Luciana estaba atascada, sacamos entre todos y pasamos sin muchos problemas. Seguimos adelante y otro lodazal, todos superamos con rapidez y dominio y pronto estábamos llegando al asfalto, posamos para la foto en la Hidroeléctrica que abastece la región y fuimos a Santarém. Calentamiento de los coches en el asfalto, el lodo que queda en el radiador impidió el intercambio de calor y el Ranger estaba con las palas de la hélice rota.



Fueron 16 días de TAC, un día más de lo previsto, pero con la experiencia del grupo y la ayuda de Dios todo fluyó de la mejor manera posible, e incluso después de haber terminado con seis vehículos menos, terminado el TAC, se lava el alma, todos reunidos en el hotel Beloalter en Alter do Chão, elegido como lugar de descanso del TAC después de tanto cansancio, estábamos celebrando el final de otro TAC muy exitoso, se completó la Fase I del TAC en 2014 y ya ha comenzado a saludar a los nuevos amigos.




Amplía información: www.tac4x4.com


Sergio Holanda.
Abril 2014.









Copyright 2007 - KWANG 4X4 - En Internet desde Abril de 2000